¿Por qué estudiar el cáncer en el espacio?

Fran Garrigues

Hola Medigenétic@s,

En pleno siglo XXI, la ciencia ha avanzado tanto que los laboratorios de diferentes partes del mundo han reproducido múltiples escenarios en los que probar sus investigaciones. Sin embargo, siempre aparecen obstáculos que quizás, hoy en día en la Tierra no sean tan fáciles de superar, pero que podrían resolverse en otras partes del universo.

¿Y por qué no trasladar tu investigación a una nave en el espacio?

Un grupo de científicos de Bioserve Space Technologies están investigando la estructura tridimensional de fármacos conjugados con anticuerpos diseñados para combatir el cáncer en el entorno único de microgravedad que les aporta la Estación Espacial Internacional. De esta forma, pueden superar la limitación de no poder imitar la estructura en 3D de la célula dentro del cuerpo, la cual aportaba resultados incorrectos en los laboratorios de nuestro planeta.

Un grupo de científicos de Bioserve Space Technologies están investigando la estructura tridimensional de fármacos conjugados con anticuerpos diseñados para combatir el cáncer en el entorno único de microgravedad que les aporta la Estación Espacial Internacional.

La microgravedad presente en el espacio ofrece el modelo de crecimiento de los tumores que mejor se ajusta a lo que realmente sucede en el cuerpo humano. Esto permite explorar nuevos medicamentos como fármacos contra el cáncer conjugados con anticuerpos para aumentar su eficacia y que puedan disminuir los efectos secundarios de las actuales terapias como la quimioterapia.

La microgravedad presente en el espacio ofrece el modelo de crecimiento de los tumores que mejor se ajusta a lo que realmente sucede en el cuerpo humano.

Los fármacos contra el cáncer conjugados con anticuerpos están diseñados para activar la muerte celular específica de las células cancerosas tratando de evitar que el cáncer vuelva a generarse en un futuro. La ventaja que ofrecen estos tipos de terapias es que, al estar compuestos por la combinación de dos biomoléculas, el anticuerpo que dirige el fármaco hacia la célula tumoral y el fármaco que mata la célula en cuestión, el tratamiento es específico de las células cancerosas dejando intactas las células sanas.

Actualmente, en el espacio están estudiando la eficacia y metabolismo del fármaco Azonafide combinado con diferentes anticuerpos. El Azonafide tiene la habilidad de inducir la muerte celular de las células cancerígenas. Además, este fármaco es capaz de activar el sistema inmune induciendo la liberación de moléculas por parte de las células tumorales. Estas moléculas serán reconocidas por el propio sistema inmune, el cual se encargará de matar a dichas células enfermas.

En el espacio están estudiando la eficacia y metabolismo del fármaco Azonafide combinado con diferentes anticuerpos.

La cuestión que los investigadores se plantean es si las células del cuerpo humano serán capaces de metabolizar estos fármacos en la Tierra a la misma velocidad que lo hacen en el espacio. De lo que sí están seguros es que a largo plazo puede ser una alternativa clara a la quimioterapia, la cual en la mayoría de los casos provoca múltiples efectos secundarios como náuseas, fatiga, pérdida de cabello o deterioro cognitivo entre otros. Otro inconveniente de la quimioterapia es que se trata de un tratamiento no específico de células cancerosas, que afecta tanto las células tumorales como las sanas.

La cuestión que los investigadores se plantean es si las células del cuerpo humano serán capaces de metabolizar estos fármacos en la Tierra a la misma velocidad que lo hacen en el espacio.
CURSOS RELACIONADOS
CON ESTE ARTÍCULO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat