El código genético

Rubén Megía González

 

En nuestro día a día, leemos o escuchamos palabras de un montón de idiomas. Desde el mundialmente utilizado lenguaje inglés hasta el sonoro catalán, pasando por el italiano o el japonés. El ser humano ha elaborado todas estas lenguas con un mismo fin, hacerse entender, y ha ido esparciéndolas por todo el globo, palabra a palabra y verso a verso. Sin embargo, hay un lenguaje que el ser humano no pudo descifrar y utilizar hasta hace poco, alrededor de los años 60 del siglo pasado: el lenguaje del ARN, también conocido como “el código genético“.

¿Qué es el código genético?

Aunque “código genético” suena un poco a lenguaje en clave (algo así como el “Código Da Vinci”), es un término sencillo que se refiere a la serie de reglas que utilizan los ribosomas para traducir el ARN mensajero a proteínas.

Recordemos que, para que un gen pueda expresarse, debe ser primero traducido a ARN mensajero. Acto seguido, el ARN mensajero, cargado con toda la información importante del gen, se reúne en el citoplasma de la célula con los ribosomas, unas complejas estructuras que lo “leen” y lo traducen a la proteína resultante. Esto se conoce como el “Dogma Central de la Biología Molecular” y, si no lo conocéis, tenemos un interesante post al respecto.

Pero centrémonos en este último paso, la traducción del ARN mensajero a proteínas. ¿Cómo “lee” el ribosoma la molécula de ARN? Pues se vale del código genético, que le especifica cuándo ha de comenzar a leer la secuencia de ARN mensajero, qué significa cada fragmento de información y cuándo finaliza la traducción. 

A través de sus investigaciones, los científicos han diseñado esta tabla del código genético para poder entender cómo los ribosomas traducen el ARN mensajero:

¿Cuáles son las características principales del código genético?

En 1961, Francis Crick y Sidney Brenner describieron el código genético, detallando sus características principales. Hasta ahora, estos aspectos siguen vigentes y son los siguientes:

El código genético está organizado en tripletes:

Tal y como indica la tabla anterior, los ribosomas leen “tripletes” de nucleótidos del ARN mensajero para generar polipéptidos. Por cada una de las combinaciones de tres nucleótidos, a las que llamamos “codones”, el ribosoma incorporará un péptido a la proteína que está sintetizando, siguiendo las reglas del código genético. La casilla que está marcada en azul corresponde al triplete “AUG”, el conocido “codón de iniciación”. En él inicia siempre la traducción. Los codones marcados en rosa, “UAA”,”UAG” y “UGA”, son codones stop o codones de parada y finalizan la traducción. 

El código genético es degenerado:

Esto significa que en el código genético existen muchas más combinaciones de tripletes que aminoácidos. Por tanto, diferentes tripletes pueden dar como resultado el mismo aminoácido. Es el caso de las combinaciones “GUU”, “GUC”, “GUA” y “GUG”, que codifican el aminoácido “Valina”

El código genético es no solapado:

Esto hace referencia a que los nucleótidos de un triplete no pueden ser parte ni del anterior ni del próximo triplete. Significa que, si tenemos tres tripletes en una secuencia, por ejemplo “AUGUUAUUC”, se leerán por separado “AUG”, “UUA” y “UUC”.

El código genético se le de forma contínua:

No hay “comas” en el código genético, ya que la secuencia se lee de forma contínua y sin pausas ni espacios en blanco. La lectura únicamente se para con un codón de parada y no puede retomarse tras dicho codón.

El código genético nuclear es universal (más o menos):

El código genético que utilizan nuestras células es el mismo que utilizan las levaduras y este, a su vez, el mismo que utilizan las plantas de tu balcón. Solo hay algunas excepciones, como las mitocondrias o algunos tipos de protozoos o algas, pero en cualquier caso, siempre es muy parecido. Esto parece indicar que, en todos los casos, tiene un origen común. Es decir, que los organismos primitivos establecieron muy pronto este código genético en sus células y nosotros lo hemos heredado.

Obviamente, cuando decimos que el código genético es “universal”, estamos pensando en la vida que conocemos, es decir, la vida terrestre. Por tanto, es posible que, de encontrar vida en otros planetas con diferentes formas de organizar su ADN, utilicen un código genético diferente.

 

Y hasta aquí el post de hoy. ¡Nos leemos en el próximo post!

Un comentario de “El código genético

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Crea tu cuenta de Genotipia

Regístrate ahora y accede a la primera comunidad especializada en genética médica y genómica. Los usuarios registrados de Genotipia disfrutan de:
  • Acceso a la comunidad de profesionales y a tu perfil
  • Acceso a los foros de la comunidad: noticias del día, bolsas de empleo, etc
  • Descuentos en nuestros cursos especializados
  • Acceso prioritario a jornadas y sorteos de Genotipia
  • Suscripción quincenal a Genética Médica News
  • Suscripción anual a nuestra revista científica: Genética Médica y Genómica
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.