¿Cómo plantear tu idea de negocio en Ciencias de la Salud?

Loreto Crespo Vila y Rubén Megía González

¡Hola GenoLover! Si estás leyendo esto, es posible que te hayas planteado la posibilidad de desarrollar un producto o servicio relacionado con la Biotecnología, la Biomedicina o, en general, Ciencias de la Salud. Si es así, estás de suerte, porque hoy nos gustaría hablaros acerca de cómo elegir correctamente tu idea de negocio, uno de los primeros pasos que tendrás que seguir si quieres emprender. ¿Te animas? ¡Pues allá vamos!

La importancia de la idea de negocio: tips para plantearla correctamente

En Ciencias de la Salud, como en muchas otras disciplinas, gran parte de los esfuerzos se van a la mejora del conocimiento de nuestra biología o de los procesos bioquímicos que la rigen. Sin embargo, existe una vertiente importante que ayuda a aplicar estos conocimientos al desarrollo de herramientas y servicios que mejoran la calidad de vida de los pacientes. Para convertir estas nociones aplicadas en soluciones que sean de utilidad real, es necesario plantear correctamente una idea de negocio. ¿Cómo? Pues aquí te damos una serie de consejos para que puedas hacerlo lo mejor posible:

1.  La idea tiene que responder a un problema y cubrir una necesidad real

La primera pregunta que tenemos que hacernos al plantear una idea de negocio es qué necesidad o problema pretende cubrir. “¿Cuál es el problema/necesidad?”, “¿Por qué es un problema?”, “¿En qué frecuencia se presenta este problema?” o “¿A quién afecta?” serán las preguntas que tendrás que plantearte. Si tu idea se adecúa a la respuesta a estas preguntas y les ofrece una solución simple y directa… ¡Adelante, vas por buen camino!

En este punto, tendrás que estudiar quién es el público objetivo. Para esto, te recomendamos que elabores un “perfil” de cliente ideal. ¿Qué edad tiene? ¿Cuáles son sus condiciones? ¿Qué profesión/estudios tiene?. Todas estas preguntas te ayudarán a definir un cliente ideal para dirigir tus ventas más fácilmente.

2. La solución que planteas tiene que ser viable

Una vez planteado el problema/necesidad que cubre tu idea, es imprescindible valorar si es viable aplicarla. Para ello, además de los datos anteriores, tendrás que valorar otros aspectos que puedan afectar a la viabilidad de tu propuesta:

Primero, tendrás que comparar la solución que propones con las soluciones actuales a ese problema. Aquí tienes que valorar si la idea que propones es más accesible/eficaz/económica que la solución actual que se encuentra en el mercado, es decir, qué ventaja tiene respecto a las soluciones actuales.

Además, tendrás que valorar si tu idea cuenta con una base científica sólida. Es decir, tendrás que conocer bien si existe evidencia científica que respalde la solución que propones. Esto es especialmente relevante teniendo en cuenta que se trata del campo de las Ciencias de la Salud, 

3. Desarrolla una estrategia de negocio

Desarrollar y aplicar una estrategia correctamente hará que tu solución pueda evolucionar a un negocio. Esto es, en resumen, un esquema de planificación que busca ir completando una serie de objetivos necesarios para desarrollar tu idea de negocio. Si quieres aprender a diseñar de cero una estrategia de negocio, en nuestro curso “Tips para el Emprendimiento en Biomedicina” nuestros profesores especializados te enseñarán paso a paso cómo desarrollarla.

4. Evalúa las barreras de acceso

En muchas ocasiones, se comienzan a desarrollar soluciones que luego no pueden ser utilizadas, ya que tienen muchas restricciones o barreras de acceso. En el caso de las Ciencias de la Salud esto es mucho más acusado, pues existe un potente marco regulatorio, que determina los requisitos que tiene que cumplir un producto. Por este motivo, te recomendamos que estudies bien el marco regulatorio y legal en el que se encuentra tu producto/servicio.

Otro punto importante en el ámbito de las Ciencias de la Salud es la propiedad intelectual. En este campo es muy habitual que una tecnología esté protegida por patentes y es imprescindible evitar infringir patentes de otras personas/entidades.

5. Conoce los recursos que necesitarás para desarrollar tu idea de negocio

Uno de los factores que va a determinar el éxito/fracaso de tu idea de negocio es la obtención de los recursos necesarios para desarrollarla. Aquí es interesante conocer las diferentes fuentes de financiación dilutivas y no dilutivas que existen y elaborar correctamente un plan financiero. En nuestro programa “Tips para el Emprendimiento en Biomedicina” te explicamos cómo elaborar un plan financiero y a buscar financiación para que lleves a cabo tu idea.

 

¡Y hasta aquí el post de hoy! Esperamos que hayas comprendido las nociones básicas que pueden ayudarte a desarrollar esa idea que tienes en mente. ¡Nos “leemos” en el siguiente post!

 

Bibliografía:

Tips para el emprendimiento en biomedicina. Lección 1. La Idea de Negocio:  https://genotipia.com/cursos-de-genetica-y-genomica/emprendimiento-y-empresa/tips-para-el-emprendimiento-en-biomedicina/

CURSOS RELACIONADOS
CON ESTE ARTÍCULO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.