Medicamentos: del laboratorio a la farmacia

Rubén Megía González

 

Tras una larga espera, entras con cita previa a la consulta de tu médico de familia y le explicas qué es lo que te pasa. La doctora te hace una serie de pruebas y te diagnostica, a la vez que te receta un medicamento, que tendrás que tomar los próximos 3 días. Coges la receta, sales de la consulta, despidiéndote cordialmente de la profesional que te ha atendido, y te diriges a la farmacia de al lado de tu casa para comprar ese medicamento. Lo compras y, durante los próximos 3 días lo tomas. ¡Y ya te has curado! 

¿Esto es bastante sencillo, verdad? Sin embargo, para que puedas comprar este medicamento tan fácilmente, es necesario seguir una serie de pasos, que aseguran que el fármaco que te está recetando tu médico es seguro y eficaz. ¿Quieres saber cómo se evalúan y autorizan los medicamentos? ¡Sigue leyendo!

 

1. Investigación básica

El primer paso para conseguir un fármaco es, obviamente, encontrar una sustancia con potencial para convertirse en un tratamiento contra una patología. Esto se consigue gracias a la investigación básica de algunos aspectos de la biología humana, que se estudian a través de modelos animales y celulares

Durante esta primera etapa, los investigadores realizan pruebas para determinar aspectos básicos del compuesto candidato. Por ejemplo, se estudia:

  • Cómo es absorbido, distribuido, metabolizado y excretado por el organismo
  • Cuáles son sus potenciales beneficios y mecanismos de acción
  • Cuál es la dosis correcta que ha de ser administrada
  • Cuál es la mejor forma de administrar el medicamento (vía oral, vía ihalatoria, vía intravenosa,)
  • Cuáles son sus posibles efectos negativos
  • Cómo interacciona con otros medicamentos/tratamientos
  • Cuál es su efectividad

 

2. Investigación preclínica

Los medicamentos candidatos con mayor potencial terapéutico son sometidos a una segunda etapa de investigación. Durante esta etapa, las moléculas son probadas en modelos animales y en cultivos celulares humanos, para evaluar si son eficaces y estimar que sean seguros para ser administrados posteriormente a humanos en ensayos clínicos. Al final de la etapa de investigación preclínica, se debe disponer de información detallada sobre la dosis a administrar y los niveles de toxicidad.

Según datos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, las dos primeras fases de la evaluación y autorización de un fármaco, la investigación básica y los estudios preclínicos, duran de media unos 6 años.

 

3. Ensayos clínicos

El siguiente paso para que se logre aprobar y comercializar un fármaco, es someterlo a ensayos clínicos en humanos. Este es un paso necesario para evaluar y supervisar la efectividad y toxicidad del compuesto en humanos, pero no sustituye a los estudios preclínicos, donde se deben probar estos aspectos en modelos de investigación.

En España, para solicitar que un compuesto sea sometido a ensayo clínico, la compañía que pretenda administrarlo deberá solicitar autorización a la AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios), indicando los resultados de la etapa de investigación básica y de investigación preclínica. Además, en fármacos humanos, un comité ético supervisa el diseño y progreso del ensayo clínico. En Estados Unidos, el ensayo clínico deberá ser aprobado por la FDA (U.S. Food & Drug Administration), mientras que en Europa deberá serlo por la EMA (European Medicines Agency).

En la etapa de Ensayo clínico, los potenciales fármacos han de superar 3 fases de ensayo clínico:

Ensayo clínico de Fase I:

El fármaco candidato se prueba en un grupo de entre 20 y 100 individuos sanos, con el fin de determinar la dosis más baja a la que el compuesto actúa y la dosis más alta a la que puede ser administrada sin causar daños. A esto se le conoce como “rango de dosis”. En esta primera fase se obtienen también datos sobre la absorción, distribución, metabolismo y excreción del medicamento.

En algunos casos, la fase I de un ensayo clínico puede realizarse en individuos afectados por la enfermedad que se busca tratar.

Según datos de la FDA, aproximadamente el 70% de los medicamentos que son sometidos a esta fase del ensayo clínico la superan.

Ensayo clínico de Fase II:

El compuesto es probado en varios cientos de pacientes afectados por la enfermedad a tratar. En esta fase lo que se busca es determinar si el medicamento es efectivo contra la enfermedad y, de serlo, cuán efectivo es para tratar la enfermedad, comparándolo con el tratamiento/fármaco más efectivo que esté disponible en el mercado. Durante esta fase se evalúan también los efectos secundarios del fármaco, a la vez que se reajustan las dosis adecuadas y la duración del tratamiento.

A diferencia de la fase I de un ensayo clínico, que dura unos meses, la fase II puede prolongarse hasta los 2 años, dependiendo de la duración del tratamiento y del compuesto a probar.

Ensayo clínico de Fase III:

Durante esta tercera etapa del desarrollo de un ensayo clínico, el medicamento se prueba en unos 300 – 3 000 pacientes diagnosticados con la enfermedad a tratar. De nuevo se busca confirmar la eficacia y evaluar los efectos negativos del compuesto. 

Esta fase, según datos de  la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, suele durar entre 1 y 4 años.

 

4. Autorización

Tras superar los ensayos clínicos, el fármaco debe ser aprobado por la entidad reguladora del país o región donde se quiera comercializar. En el caso de España, se deberá obtener la autorización de la AEMPS o de la Comisión Europea, mientras que en Estados Unidos, el fármaco deberá ser aprobado por la FDA. Estas entidades revisan entonces los resultados de las investigaciones básicas, clínicas y clínicas y los informes de la compañía, para evaluar si el medicamento puede comenzar a ser comercializado.

 

5. Seguimiento post-comercialización

Tras ser aprobado por la entidad pertinente, el fármaco ya puede ser comercializado. No obstante, esto no significa que se dejen de monitorizar su eficacia o su toxicidad. Las diferentes entidades reguladoras de fármacos se ocupan de garantizar la seguridad del compuesto con diferentes estrategias.

Un ejemplo de estrategia de vigilancia post-comercialización es que, las modificaciones sobre la fórmula original, dosis o etiquetado, deben ser informadas y aprobadas de nuevo. De igual modo, si se quiere utilizar un fármaco ya aprobado para otro uso, deberá informarse y su nuevo uso deberá ser aprobado. Otro ejemplo es que, tanto la FDA como la AEMPS solicitan informes periódicos de seguridad de los diferentes fármacos a las compañías.

En esta etapa, cabe destacar los ensayos clínicos de fase IV. En estos ensayos clínicos, los fármacos ya aprobados son testados de nuevo, para continuar estudiando los efectos secundarios del fármaco y continuar evaluando su efectividad y seguridad.

Todos los fármacos, además, tienen que pasar por un control de calidad, que se realiza a través de inspecciones a los fabricantes de los mismos. Estas inspecciones aseguran su correcta fabricación, distribución y práctica clínica. 

 

Aprobación acelerada

En ocasiones, la comercialización o no de un fármaco puede ser algo decisivo para salvar la vida de muchos pacientes, especialmente cuando no existe un tratamiento eficaz o accesible y se trata de una enfermedad letal. Estos pacientes no pueden esperar los 10 o 15 años que puede durar la aprobación de un medicamento. Por ello, las diferentes agencias encargadas de la regulación de fármacos han diseñado métodos de aprobación acelerada, para casos excepcionales.

En el caso de la FDA, en 1922 puso en marcha su Programa de Aprobación Acelerada, una vía mucho más rápida para aprobar fármacos oncológicos o de enfermedades letales o progresivas que no disponen de un tratamiento efectivo. Estas medidas de aprobación acelerada consiguen reducir considerablemente el tiempo en el que se puede comercializar un fármaco y, en ocasiones, su coste, pero se encuentran sometidas a un proceso de vigilancia post-comercialización mucho más estricto.

 

Enlaces de interés:

Regulación de fármacos (FDA):  https://www.fda.gov/patients/learn-about-drug-and-device-approvals/drug-development-process

Regulación de fármacos (AEMPS): https://www.aemps.gob.es/publicaciones/publica/regulacion_med-PS/v2/docs/reg_med-PS-v2-light.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Crea tu cuenta de Genotipia

Regístrate ahora y accede a la primera comunidad especializada en genética médica y genómica. Los usuarios registrados de Genotipia disfrutan de:
  • Acceso a la comunidad de profesionales y a tu perfil
  • Acceso a los foros de la comunidad: noticias del día, bolsas de empleo, etc
  • Descuentos en nuestros cursos especializados
  • Acceso prioritario a jornadas y sorteos de Genotipia
  • Suscripción quincenal a Genética Médica News
  • Suscripción anual a nuestra revista científica: Genética Médica y Genómica
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.