Genética y Adicción

Rubén Megía González

Cannabis, cocaína, MDMA, anfetaminas, heroína, alcohol, nicotina… Todas estas sustancias están muy presentes en el día a día de muchas personas alrededor de todo el mundo. De hecho, según el último informe sobre drogas en España, más del 60% de los adolescentes entre 15 y 16 años afirma haber consumido alcohol en los últimos 30 días y casi un 35% de los adolescentes con 18 años afirma haber consumido cannabis en el mismo periodo de tiempo. No es extraño, entonces, que más de 30 millones de ciudadanos en todo el mundo sean dependientes de alguna sustancia psicoactiva, es decir, adictos.

La adicción es un trastorno mental crónico, que empuja a un individuo a seguir una serie de hábitos peligrosos o a consumir ciertas sustancias, normalmente drogas, afectando negativamente a su salud mental y física y a su vida personal y social. Existe una idea equivocada sobre la adicción que nos hace pensar que se trata de una elección o una entrega consciente al placer o al “vicio”. Sin embargo, los individuos afectados por esta enfermedad son incapaces de controlar algunos aspectos de la conducta relacionados con el consumo de dicha sustancia. Esto está relacionado con tres aspectos básicos resultantes de la interacción con ciertas sustancias: la dependencia, la tolerancia y el síndrome de abstinencia.

La dependencia es la necesidad imperativa de consumir una sustancia para poder retomar las actividades diarias. Podemos diferenciar dos tipos de dependencia, la dependencia física y la psicológica.

En el caso de la dependencia física, la persona afectada manifiesta intensos trastornos físicos cuando se deja de consumir la sustancia a la que es dependiente. Este tipo de tolerancia está íntimamente relacionado con el síndrome de abstinencia, del que hablaré después.

En el caso de la dependencia psicológica, la persona afectada es contínuamente abordada con una sensación de deseo urgente o necesidad de conseguir el estado psicológico que consigue a través del consumo de una sustancia.

Según el DSM-V (última versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría), los criterios para diagnosticar la dependencia de sustancias son 11. Para considerar que una persona tiene un trastorno con el uso de dicha sustancia, debe expresar dos (o más) de los siguientes items en algún momento de un periodo continuado de 12 meses:

Criterios para el diagnóstico según el DSM V: 1. La sustancia es tomada con frecuencia en cantidades mayores o durante un período más largo de lo que inicialmente se pretendía. 2. Existe un deseo persistente o esfuerzos infructuosos de controlar o interrumpir el consumo de la sustancia. 3. Se emplea mucho tiempo en actividades relacionadas con la obtención de la sustancia (p. ej., visitar a varios médicos o desplazarse largas distancias), en el consumo de la sustancia (p. ej., fumar un pitillo tras otro) o en la recuperación de los efectos de la sustancia. 4. Craving, un fuerte deseo o urgencia de consumir la sustancia. 5. Uso recurrente de la sustancia que resulta en un fracaso en las obligaciones escolares, laborales o domésticas. 6. Uso continuado de la sustancia pese a la aparición de problemas sociales o interpersonales persistentes o recurrentes causados o exacerbados por los efectos de la sustancia. 7. Reducción de importantes actividades sociales, laborales o recreativas debido al consumo de la sustancia. 8. Consumo de la sustancia en situaciones donde es especialmente peligroso. 9. Se continúa tomando la sustancia a pesar de tener conciencia de problemas psicológicos o físicos recidivantes o persistentes, que parecen causados o exacerbados por el consumo de la sustancia (p. ej., consumo de la cocaína a pesar de saber que provoca depresión, o continuada ingesta de alcohol a pesar de que empeora una úlcera. 10. Tolerancia, definida por cualquiera de los siguientes ítems: (a) una necesidad de cantidades marcadamente crecientes de la sustancia para conseguir la intoxicación o el efecto deseado (b) el efecto de las mismas cantidades de sustancia disminuye claramente con su consumo continuado. 11. Abstinencia, definida por cualquiera de los siguientes ítems: (a) el síndrome de abstinencia característico para la sustancia (b) se toma la misma sustancia (o una muy parecida) para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia..

El síndrome de abstinencia es un conjunto de reacciones biológicas que se producen cuando una persona adicta a una sustancia no la consume en un periodo prolongado de tiempo. Los síntomas de este síndrome son muy variados y pueden presentarse en forma de temblores, debilidad física, incapacidad de concentrarse, insomnio, alucinaciones e incluso la muerte, dependiendo del tipo de sustancia que se consuma. 

Cualquier individuo adicto, además, desarrolla tolerancia hacia la sustancia que consume. La tolerancia es una adaptación del propio organismo a una sustancia concreta que hace que la respuesta a esta sustancia sea menor en cada consumo. Esto significa que, para lograr el mismo efecto psicoactivo que se obtuvo en los primeros contactos con esta sustancia, un adicto debe consumir una cantidad mayor de esta.

La adicción como enfermedad biológica está estrechamente relacionada con el circuito de recompensa del sistema nervioso central. Normalmente, el cerebro humano es capaz de detectar si un comportamiento es “saludable” o “benigno” y lo recompensa a través de este sistema, promoviéndolo. El consumo de drogas activa este sistema de recompensa y el organismo, en respuesta, refuerza este comportamiento. Pero, si nuestro organismo considera el consumo de drogas como algo beneficioso, ¿Por qué no todas las personas que han consumido drogas alguna vez son adictos?

Como toda enfermedad mental, ser adicto o no a un tipo de sustancia está relacionado tanto con factores sociales (ambientales) como con factores biológicos y psicológicos. Algunos factores ambientales que están relacionados con el abuso de sustancias y la adicción son: la exposición a niveles altos de estrés, el contexto social o la situación familiar en la infancia. Sin embargo, en este post me centraré en los aspectos biológicos, especialmente en los aspectos genéticos de la adicción.

Genética y Adicción

La adicción es una enfermedad sumamente compleja y, como tal no debemos obviar el efecto de de otros factores como el desarrollo cerebral o el comportamiento del individuo, así como sus interacciones con el ambiente y el genoma de dicho individuo. Actualmente sabemos que el genoma de un individuo contribuye en casi un 50% en el desarrollo de estos trastornos. Conocer, pues, los genes relacionados con la adicción a sustancias, puede ayudarnos a comprender mejor los mecanismos biológicos que llevan a una persona a convertirse en adicto.

La mayoría de genes relacionados con el consumo abusivo de sustancias y adicción han sido descritos en modelos animales y están relacionados con el metabolismo de dichas sustancias, el sistema de recompensa o el síndrome de abstinencia. Aquí traigo algunos ejemplos:

drogas_genes

Mpdz: El gen Mpdz está relacionado principalmente con la plasticidad sináptica en sinapsis excitadoras. Se ha comprobado que, en modelos animales que sobreexpresan el gen Mpdz, los síntomas del síndrome de abstinencia para algunas sustancias como el alcohol o algunas drogas sedantes o hipnóticas son más leves.

PER1 y PER2: Los genes PER1 y PER2 están relacionados con el mantenimiento del ritmo circadiano en nuestras células. Además, se ha comprobado que algunas variaciones en estos genes en modelos animales, los hacen susceptibles a consumo abusivo de alcohol, especialmente en condiciones de estrés. Estudios posteriores han observado susceptibilidad al consumo abusivo de alcohol en humanos con algunas variaciones de PER1 y PER2, especialmente en adolescentes.

PSD-95: El gen PSD-95 (DLG-4 en humanos) está relacionado con la regulación de los receptores de glutamato, el principal neurotransmisor del sistema nervioso central. Se ha comprobado que, en ratones especialmente sensibles a la cocaína, el gen PSD-95 se expresa mucho menos que en ratones normales

Hasta este punto hemos hablado de genes que se han estudiado en animales, pero lo cierto es que en humanos también se han descrito diferentes variantes génicas que intentan explicar la adicción y el consumo abusivo de sustancias. Es el caso de algunas variaciones en los anteriormente mencionados genes PER1 y PER2 y en los genes ALDH2, OPRM1 o CHRNA5.

ALDH2: El gen ALDH2 es uno de los genes relacionados con el consumo abusivo de sustancias más conocidos. Este gen codifica para la proteína aldehído-dehidrogenasa 2, que es esencial para el metabolismo del etanol, producto de las bebidas alcohólicas. En humanos, se ha detectado una variante alélica ALDH2*2 que, tanto en heterocigosis como en homocigosis, causa una reducción en la actividad de la aldehído-dehidrogenasa 2. 

Los individuos que poseen la actividad aldehído-dehidrogenasa 2 disminuida, sufren diferentes síntomas a corto plazo cuando consumen bebidas espirituosas, como hipotensión o náuseas. Se cree que los efectos negativos relacionados con la ingesta de bebidas alcohólicas previene a los individuos afectados de su consumo.

aldehidodeshidrogenasa
La variante ALDH1*2 codifica una alcohol deshidrogenasa normal, mientras que ALDH2*2 codifica una alcohol deshidrogenasa defectuosa. En el metabolismo del etanol, presente en las bebidas alcohólicas, se genera acetaldehído, que es transformado por la alcohol deshidrogenasa en acetato. Los individuos con deficiencia en la función de la alcohol deshidrogenasa acumulan acetaldehído al consumir bebidas alcohólicas, lo que les produce diferentes síntomas como enrojecimiento de la piel, vómitos o náuseas

OPRM1: El gen OPRM1 codifica para un tipo de receptor para opioides que se localiza principalmente en el cerebro y la médula espinal, específicamente el receptor Mu 1. Entre estos opioides encontramos la heroína, la morfina o la metadona, sustancias fuertemente relacionadas con la adicción. En estudios en humanos, se ha comprobado que algunas variaciones en el gen OPRM1 están asociadas a trastornos en el consumo de opioides, mientras que otras se relacionan con la dependencia al alcohol.

CHRNA5: El gen CHRNA5 es un gen estrechamente ligado a los efectos de la nicotina en el organismo, ya que codifica para la subunidad 5 del receptor colinérgico para la nicotina. Se ha demostrado que ciertas variantes genéticas en humanos están relacionadas con la dependencia al consumo de nicotina.

Obviamente, estos genes son sólo algunos genes relacionados con la adicción y el consumo abusivo de sustancias. Se han asociado muchísimos otros genes al consumo de diferentes sustancias, como ADH1B, GABRA2, CHRNB3 o CNR1, entre otros.

Y bien,  hasta aquí el post de hoy. Antes de despedirme hasta el próximo post, quiero hacer énfasis de nuevo en que la adicción es una enfermedad mental, como lo son la depresión, el trastorno de ansiedad o el trastorno de estrés post-traumático y, como tal, ha de ser tratada por profesionales de la salud mental. Si tú o alguno de tus seres queridos os encontráis en esta situación, te recomiendo consultar con un profesional que pueda ayudarte. 

 

Fuentes:

Encuesta sobre uso de drogas en enseñanzas secundarias en España (ESTUDES):

http://www.pnsd.mscbs.gob.es/profesionales/sistemasInformacion/sistemaInformacion/pdf/ESTUDES_2018_Estadisticas.pdf

Informe sobre drogas en España (2018):

http://www.pnsd.mscbs.gob.es/profesionales/sistemasInformacion/internacional/pdf/InformeDrogasEspana2018_CDR2018Espanol.pdf

NIH (National Institutes of Health) – La biología de la adicción:

https://salud.nih.gov/articulo/la-biologia-de-la-adiccion/

Volkow ND, Muenke M. The genetics of addiction. Hum Genet. 2012;131(6):773–777. doi:10.1007/s00439-012-1173-3:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4101188/

Agrawal A et al. The genetics of addiction-a translational perspective [published correction appears in Transl Psychiatry. 2012;2:e193]. Transl Psychiatry. 2012;2(7):e140. Published 2012 Jul 17. doi:10.1038/tp.2012.54

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3410620/

CURSOS RELACIONADOS
CON ESTE ARTÍCULO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

🙏🏻 #QuédateEnCasa | 75% DTO en todos nuestros cursos
Ver cursos
close-image

Crea tu cuenta de Genotipia

Regístrate ahora y accede a la primera comunidad especializada en genética médica y genómica. Los usuarios registrados de Genotipia disfrutan de:
  • Acceso a la comunidad de profesionales y a tu perfil
  • Acceso a los foros de la comunidad: noticias del día, bolsas de empleo, etc
  • Descuentos en nuestros cursos especializados
  • Acceso prioritario a jornadas y sorteos de Genotipia
  • Suscripción quincenal a Genética Médica News
  • Suscripción anual a nuestra revista científica: Genética Médica y Genómica
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.