¿Qué es el melanoma y cómo evitarlo?

Rubén Megía González

El verano ya ha llegado y, con él, hordas de ruidosos turistas invaden las playas y piscinas de todo el mundo para broncear su piel bajo nuestro brillante colega el Sol. ¡Pero mucho ojo! Que las pistolas de agua, los helados y las toallas no te hagan pasar por alto el verdadero enemigo. Y es que la alta exposición a los rayos ultravioleta del Gran Astro Rey es un factor clave en el desarrollo del melanoma, una enfermedad genética que podemos evitar, en muchos casos, cubriendo nuestra piel con un protector solar. ¿Quieres saber más sobre esta enfermedad? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el melanoma?

El melanoma es un tipo de cáncer de piel que afecta a los melanocitos de nuestra piel. En esta enfermedad, los melanocitos, que son las células que se encargan de proteger nuestro cuerpo de la radiación solar, comienzan a reproducirse descontroladamente. Esto genera, en última instancia, unas acumulaciones celulares de color oscuro que llamamos “melanomas”.

Según los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el melanoma afecta a casi 39.000 personas en toda España y representa alrededor del 2,5% de todos los casos de cáncer. A nivel mundial, se estima que alrededor de 300.000 personas son diagnosticadas anualmente con melanoma, 7.500 de ellos diagnosticados en España.

Existen 5 tipos principales de melanoma, dependiendo de su origen: 

  • Melanoma de extensión superficial: este tipo de melanoma, que supone un 70% de todos los casos, se origina a partir de un lunar ya existente.
  • Melanoma lentigo maligno: este melanoma normalmente se diagnostica en personas mayores, concretamente en zonas de la piel expuestas a la radiación solar.
  • Melanoma nodular: se trata de un melanoma que aparece como un bulto de color en la piel. Representa el 15% de todos los melanomas.
  • Melanoma lentiginoso acral: este melanoma se desarrolla en zonas con baja exposición a la luz solar, como las palmas de las manos, las plantas de los pies o bajo las uñas.
  • Melanoma de mucosas: este melanoma se origina en las mucosas que recubren algunas zonas del cuerpo, como el ano o la boca

Además de estos 5 tipos de melanoma, se pueden diferenciar varios subtipos de melanoma dependiendo de las mutaciones que se produzcan en su ADN. Para clasificar los melanomas, se buscan mutaciones en los genes BRAF, NRAS, NF1 y KIT, principalmente. 

Signos del melanoma

Detectar los primeros estadios del desarrollo de un melanoma puede ser un factor crucial en el tratamiento y la supervivencia del paciente. Por eso, los médicos recomiendan revisar los lunares periódicamente, teniendo en cuenta la regla ABCDE. Esta regla nos ayuda a recordar más fácilmente los factores que debemos revisar a la hora de comprobar los lunares:

  • Asimetría: Mientras los lunares simétricos suelen ser benignos, los lunares asimétricos tienen más probabilidad de ser melanomas.
  • Borde: Si los bordes del lunar son irregulares o borrosos, podemos sospechar del desarrollo de un tumor.
  • Color: Los cambios de color en un lunar o la aparición de un lunar con varios colores pueden ser indicativos de la proliferación de células cancerosas.
  • Diámetro: Los lunares con un diámetro superior a 6 mm pueden desarrollarse en forma de melanomas.
  • Evolución: Si un lunar cambia de tamaño, color, forma o aspecto, puede ser indicativo del desarrollo de un tumor.

Todos estos factores deben considerarse si se sospecha del desarrollo de un melanoma. Si has advertido alguno de estos signos, deberás acudir a tu médico de cabecera y comentarle la situación, para que pueda solicitar las pruebas necesarias para el diagnóstico.

Factores de riesgo

Existen diferentes factores de riesgo tanto genéticos como ambientales que pueden aumentar la probabilidad de desarrollar melanomas. El factor más conocido es la alta exposición a los rayos ultravioleta que emana el Sol. A mayor exposición solar, mayores daños puede causar este tipo de radiación y mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel. Esto incluye, obviamente, las sesiones de bronceado en interiores. Por este motivo, se recomienda utilizar siempre (y en mayor medida en la época más soleada) un bloqueador solar, que evite que nuestras células reciban la radiación ultravioleta.

Otro factor que influye en el riesgo a desarrollar melanoma es tener un gran número de lunares. Las personas que tienen muchos lunares tienen mayor predisposición a desarrollar este tipo de cáncer de piel. En estos casos, se recomienda tomar fotos de los lunares periódicamente, para poder ver si hay algún cambio importante en ellos. 

La piel clara es otro factor de riesgo para el desarrollo de melanomas. Esto es debido, en parte, a que la piel de las personas con tez clara se encuentra menos protegida de la radiación ultravioleta y, por tanto, tienen una mayor predisposición a sufrir daños genéticos derivados de ella. Relacionado en parte con esto, el origen étnico también es un factor de riesgo en el desarrollo de melanomas. Y es que las personas de etnias de tez clara tienen 20 veces más probabilidades de desarrollar este tipo de cáncer de piel que las personas de etnias de piel oscura.

La edad avanzada es otro factor a considerar a la hora de calcular el riesgo a desarrollar melanoma. Por lo general, este tipo de cáncer se diagnostica en personas con una media de alrededor de 50 años de edad, si bien, es uno de los tipos de cáncer más frecuentemente diagnosticados en adultos jóvenes.

El estado del sistema inmunitario de una persona puede influir, además, en el riesgo de desarrollar cáncer de piel, lo que incluye al melanoma. Esto es debido a que el sistema inmunitario de las personas inmunodeprimidas, que por lo general se encarga de eliminar las células cancerosas, es incapaz de detectarlas y evitar su proliferación. 

Existen diferentes factores genéticos que influyen en el riesgo de desarrollar melanoma. Es el caso de las mutaciones en CDKN2A y CDK4, causantes del melanoma maligno familiar

El Melanoma Maligno Familiar y otras condiciones genéticas que aumentan el riesgo a desarrollar melanoma

El melanoma maligno familiar es una condición genética y hereditaria en la que el riesgo de desarrollar melanoma se transmite de generación en generación en una misma familia. Se trata de casos poco frecuentes, ya que únicamente un 8% de las personas diagnosticadas con este tipo de cáncer tienen un familiar de primer grado con esta misma enfermedad.

Actualmente se han descrito diferentes mutaciones genéticas que pueden aumentar el riesgo de desarrollar melanoma maligno familiar. Es el caso de las mutaciones en CDKN2A y CDK4, ambos genes relacionados con el control del ciclo celular. Otro gen cuyas mutaciones se han relacionado con el desarrollo de este tipo de cáncer de piel en una misma familia es MC1R, un gen implicado en la regulación del pigmento en piel y ojos.

Algunas mutaciones en genes como BRCA2, que se han asociado con un aumento en el riesgo a desarrollar diferentes tipos de cáncer, también se han relacionado con el desarrollo del melanoma. 

Existen otras condiciones hereditarias que se relacionan con un alto riesgo de desarrollar melanoma, como el xeroderma pigmentoso. Las personas con esta enfermedad autosómica recesiva, que puede ser causada por mutaciones en 8 genes diferentes, son más sensibles a la radiación ultravioleta que emana del Sol, lo que las hace más propensas a sufrir daños en el ADN de sus células. Esto, en última instancia, aumenta su riesgo a desarrollar cáncer de piel.

Y hasta aquí el post de hoy. Espero que hayáis aprendido mucho acerca del melanoma, así como de los diferentes factores que aumentan el riesgo a desarrollarlo. Si estás interesada/o en el mundo de la Genética y quieres conocer mejor cómo diferentes factores genéticos pueden aumentar el riesgo a desarrollar enfermedades, no te puedes perder el Método Genotipia. ¡Nos leemos en el próximo post!

 

Enlaces de interés:

https://www.cancer.net/es/tipos-de-c%C3%A1ncer/melanoma/introducci%C3%B3n

https://www.cancer.net/es/tipos-de-c%C3%A1ncer/melanoma/estad%C3%ADsticas

https://www.cancer.net/es/tipos-de-c%C3%A1ncer/melanoma/s%C3%ADntomas-y-signos

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000850.htm

4 comentarios de “¿Qué es el melanoma y cómo evitarlo?

  1. Miguel Sanz dice:

    Decir que el melanoma es una enfermedad genética es un despropósito. El melanoma familiar representa una mínima fracción de los melanomas. El melanoma esporádico es con mucho el más frecuente. No se alude al gen BAP1 cuya pérdida de expresión condiciona un síndrome familiar con agregación de melanomas uveales y mesoteliomas. En el diagnóstico histologico del melanoma hay un número indeterminado de falsos positivos (una vez extirpado se desconoce la evolución que habría tenido), y algún falso negativo que identificamos cuando el paciente entra en fase metastasica. El melanoma es un tumor de difícil diagnóstico y la genética ayuda poco.

  2. Miguel Sanz dice:

    El concepto de origen es confuso. Origen son tanto causas como mecanismos. El cancer en general, y el melanoma en particular, rara vez es causado por mutaciones en línea germinal (hereditario). Por definición, los mecanismos que subyacen al cancer son de índole genética, pero se trata en su mayoría de mutaciones adquiridas. Decir que una enfermedad es genética solo por sus mecanismos es equívoco. El cancer es un proceso genético en cuanto a sus mecanismos, rara vez su causa fundamental o inicial es genética.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat