Aprende Genética con Animal Crossing: El reto de las rosas azules

Rubén Megía González

 

¡Hola de nuevo! Ya ha pasado una semana, pero seguro que todavía recordáis el reto que os propuse en el post anterior: conseguir una rosa azul en Animal Crossing:New Horizons. Para todas las personas que no leísteis el post anterior y queréis comprender la genética tras las plantas de Animal Crossing: New Horizons, aquí os dejo el link al post anterior.

Para hacer un repaso, os recordaré las herramientas de las que disponemos:

  • Tres tipos de rosas (amarillas, blancas y rojas), adquiridas de la tienda del juego. Recordad que sus genotipos, como se extrajo del código del juego y comprobamos en el post anterior, son:

  • Sabemos que el único genotipo posible para que una rosa sea azul es “TT AA ee ss”, es decir, una rosa homocigota dominante para los genes tono y amarillo y homocigota recesiva para los genes especial y sombra.

 

El problema de la rosa azul

El principal problema de la rosa azul es que es homocigota para 4 caracteres y en la tienda… Pues nos dan unas plantas un poco “complicadas”. En primer lugar, ni las rosas blancas ni las rojas obtenidas de la tienda son líneas puras, lo que nos va a complicar bastante los cruzamientos. En segundo lugar, la rosa azul es homocigota recesiva para el gen “especial” y la tienda del juego nos proporciona únicamente un tipo de planta con un solo alelo recesivo, las rosas blancas (¡Maldito Tom Nook!). Si le sumamos a esto que en un cruzamiento puede haber plantas de un mismo color con diferentes genotipos… ¡Agárrate y vámonos! Pero no os preocupéis. ¡Todo tiene una solución! Aquí os propongo una solución a este “problema” ¡Empecemos!

 

El primer cruzamiento

El primero de los cruzamientos (o más bien primeros) de este ejercicio es uno de los más importantes para obtener la ansiada rosa azul. Yo he buscado individuos homocigotos para los cuatro genes a partir de las rosas de la tienda, pero hay muchas más posibilidades. Yo he obtenido rosas moradas (tt aa ee ss) a partir de las rosas blancas de la tienda y rosas negras (TT aa EE SS) a partir de las rosas rojas de la tienda. 

 

Un segundo cruzamiento

En un segundo paso, he cruzado las rosas moradas obtenidas (tt aa ee ss) con las rosas negras (TT aa EE SS), para generar plantas rojas (Tt aa Ee Ss). La única combinación posible de este cruzamiento es “Tt aa Ee Ss”, así nos aseguramos de que no estamos seleccionando una planta que no toca. Si hubiese otras opciones en cuanto a genotipo y fuesen también de color rojo, no tendríamos forma de saber si estamos seleccionando la flor correcta. ¡Quien tuviera un termociclador!

 

¿A la tercera va la vencida?

El siguiente paso que realicé fue cruzar las rosas rojas obtenidas con rosas amarillas de la tienda. Como sabéis, el genotipo de la rosa azul es “TT AA ee SS” y nuestras rosas rojas no tienen ningún alelo dominante “A”. Gracias al cruzamiento con las rosas amarillas (tt AA EE ss), la descendencia que conseguimos es siempre heterocigota para el gen “amarillo”.

Nota: Habréis visto que las rosas rojas tienen genotipo “Tt Aa Ee ss” y las rosas rosas “Tt Aa Ee Ss”, cuando en el blog anterior os dije que, en caso de ser “de base roja”, si era “Ss” era roja y si era “ss”, rosa. No es un error. En este caso, la interacción entre los cuatro genes, hace que sea de este modo. 

 

El cruzamiento final

Para el último cruzamiento, tomé las rosas rojas (Tt Aa Ee ss) obtenidas del cruce anterior y las crucé entre ellas. También es posible utilizar rosas rosas (Tt Aa Ee Ss) y cruzarlas entre ellas o cruzar rojas (Tt Aa Ee ss) con rosas (Tt Aa Ee Ss), pero disminuye la probabilidad de obtener una rosa azul.

Como veis en este cuadro de Punnett, de este cruzamiento se pueden obtener colores muy diversos. Veréis que de cada 64 plantas obtenidas de este cruzamiento, únicamente 1 de ellas será azul, es decir, la probabilidad de obtenerla es de un 1,5%. Todo es cuestión de hacer varios cruzamientos a la vez y dedicarle tiempo a nuestro jardín virtual.

¡Ha sido difícil, pero aquí la tenemos! Ante todos ustedes, la hermosa, la inigualable, la extraordinaria… ROSA AZUL.

Espero que este blog os haya resuelto el gran problema de las rosas azules en este peculiar juego. ¿Qué hay de vosotros? ¿Habéis conseguido resolver solos este problema genético? Esta es solo una de las muchas formas de conseguir una rosa azul, así que… ¡No dudéis en enviarnos vuestras soluciones a través de los comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Crea tu cuenta de Genotipia

Regístrate ahora y accede a la primera comunidad especializada en genética médica y genómica. Los usuarios registrados de Genotipia disfrutan de:
  • Acceso a la comunidad de profesionales y a tu perfil
  • Acceso a los foros de la comunidad: noticias del día, bolsas de empleo, etc
  • Descuentos en nuestros cursos especializados
  • Acceso prioritario a jornadas y sorteos de Genotipia
  • Suscripción quincenal a Genética Médica News
  • Suscripción anual a nuestra revista científica: Genética Médica y Genómica
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.