Ejemplo de Oncología de Precisión: la Clasificación ESCAT y el Cáncer de Mama

Oncología de Precisión en cáncer de mama

Rubén Megía González

¡Hola GenoLovers! Cada vez más, la Medicina se está sirviendo de las herramientas genómicas para mejorar la prevención, el diagnóstico, la monitorización y el diagnóstico de muchísimas enfermedades. En el campo de la Oncología, esto es muchísimo más acusado. Por eso, hoy queremos hablarte acerca de la Oncología de Precisión, pero con un ejemplo concreto, para que puedas comprenderlo mejor. En concreto, hoy te contaremos cómo nos puede ayudar la Genética en el tratamiento personalizado del cáncer de mama. ¿Te interesa? ¡Pues sigue leyendo!

Cáncer de Mama: características y prevalencia

El cáncer de mama es una enfermedad de origen genético que afecta al ciclo celular de las células de las glándulas mamarias. Se trata del tipo de cáncer más frecuente en mujeres en todo el mundo y en España se diagnostican más de 30.000 casos anualmente. Se estima que esta enfermedad puede afectar a alrededor de 132 casos de cada 100.000 habitantes y 1 de cada 8 mujeres lo desarrollará en algún momento de su vida.

Se estima que 1 de cada 8 mujeres desarrollará cáncer de mama durante su vida
Se estima que 1 de cada 8 mujeres desarrollará cáncer de mama en algún momento de su vida

Viendo estos datos, coincidirás conmigo en que es necesario mejorar los métodos de prevención, diagnóstico, monitorización y tratamiento de este tipo de cáncer. El problema principal que nos encontramos en estos casos es que cada tumor puede tener unas mutaciones distintas y, por tanto, responde de forma diferente en cada paciente a los diferentes tratamientos aprobados. Es en este contexto dónde aparecen los términos “Medicina de Precisión” y “Oncología de Precisión”

Oncología de Precisión en Cáncer de Mama

La oncología de precisión es una disciplina que busca ofrecer un tratamiento personalizado a los pacientes con cáncer en base al perfil genético de su enfermedad. Esto es importantísimo, porque mejora significativamente sus posibilidades de supervivencia frente al desarrollo del tumor. Para ayudar a diseñar este tratamiento en base al genoma del tumor, la Sociedad Europea de Oncología Médica ha diseñado una clasificación que permite conocer para qué alteraciones se han desarrollado tratamientos dirigidos y cuál es la utilidad clínica de estos. Esta herramienta se conoce como ESCAT y define seis categorías para el uso de terapias dirigidas a las diferentes alteraciones genéticas presentes en un tumor:

Nivel I: Alteraciones en las que el tratamiento dirigido ha demostrado un beneficio claro en la supervivencia de los pacientes.  Nivel II: Alteraciones en las que el tratamiento dirigido ha demostrado tener actividad antitumoral, pero se desconoce la magnitud del beneficio.  Nivel III: Alteraciones en las que el tratamiento dirigido parece mejorar la supervivencia, según datos de ensayos clínicos.  Nivel IV: Alteraciones en las que el tratamiento dirigido parece ser efectivo, según datos de ensayos pre-clínicos  Nivel V: Alteraciones en las que el tratamiento dirigido no ha demostrado un beneficio claro en la supervivencia de los pacientes  Nivel X: Alteraciones en las que el tratamiento dirigido ha demostrado no tener valor clínico

En el caso de la oncología de precisión, lo que nos interesa es saber si un paciente presenta una alteración que se encuentre clasificada dentro del primer nivel, cuyo tratamiento dirigido ha demostrado que tiene un beneficio claro en la supervivencia de los pacientes. En cáncer de mama, en este nivel, tenemos, por ejemplo:

Mutaciones en el gen HER2

Las mutaciones en el gen HER2 son uno de los tipos de mutaciones más frecuentes en cáncer de mama y su detección, a partir de  pruebas inmunohistoquímicas o pruebas de hibridación in situ con fluorescencia (FISH), sirve para clasificar mejor los tumores. En el contexto de la oncología de precisión, existen diferentes fármacos dirigidos a tumores con mutaciones que aumentan la actividad de HER2 (tumores HER2+).

Por ejemplo, en ciertos cánceres de mama tempranos con mutaciones en HER2 con enfermedad invasiva residual, se ha comprobado que la administración de T-DM1 (Kadcyla) es efectivo como tratamiento adyuvante después del tratamiento con trastuzumab  o quimioterapia. El fármaco neratinib también ha demostrado tener efectos positivos en este tipo de pacientes.

En cánceres de mama avanzado HER2+ que no han sido tratados previamente o que han sido tratados con terapia anti-HER2 adyuvante, se recomienda el tratamiento con quimioterapia + trastuzumab + pertuzumab. En caso de recaída, se ha comprobado que el tratamiento con T-DM1 tiene efectos positivos en la supervivencia de pacientes con este tipo de mutaciones.

Mutaciones germinales en los genes BRCA1 y BRCA2

Otras de las mutaciones más comunes en pacientes con cáncer de mama se producen en los genes BRCA1 y BRCA2. Estos dos genes están estrechamente relacionados con la reparación del ADN y su caracterización puede ayudar a diseñar un tratamiento personalizado en pacientes con mutaciones germinales.

Caracterizar las mutaciones germinales de BRCA1 y BRCA2 en pacientes con tumores mamarios tempranos ha demostrado ser de interés terapéutico. Y es que se ha demostrado que la administración de olaparib tras la quimioterapia en este tipo de pacientes aumenta la supervivencia de los pacientes.

En otras pacientes con cáncer de mama más avanzado e incluso metastásico con mutaciones germinales en BRCA1 y BRCA2, se ha comprobado que la administración de olaparib aumenta la supervivencia libre de progresión una media de 3 meses. Algo similar sucede con el talazoparib, cuya actividad aumenta la supervivencia libre de progresión unos 3 meses en pacientes con este tipo de cáncer.

Mutaciones en el gen PI3K

Caracterizar las mutaciones en PI3K a través de una PCR o la secuenciación del tumor puede ayudarnos a clasificar mejor el tipo de tumor y diseñar mejor un tratamiento para pacientes con cáncer de mama. Se ha probado que la administración de alpelisib y fulvestrant aumenta la supervivencia libre de progresión unos 6 meses en pacientes con ciertos tumores mamarios con mutaciones en este PI3K. En pacientes sin esta mutación, este tratamiento no mejora la supervivencia.

fármacos personalizados para el cáncer de mama

Y bien, ya conoces algunos ejemplos claros de cómo la oncología de precisión puede ayudar a mejorar la supervivencia en pacientes con cáncer de mama con alto riesgo de recaída. Si quieres saber más acerca de esta disciplina, no te puedes perder nuestro curso “Oncología de Precisión”, un programa formativo realizado junto a PXmedica y patrocinado por AstraZeneca y Janssen.

Enlaces de interés:

von Minckwitz G, et al. Trastuzumab Emtansine for Residual Invasive HER2-Positive Breast Cancer. N Engl J Med. 2019 Feb 14;380(7):617-628. doi: 10.1056/NEJMoa1814017

Chan A, et al. Final Efficacy Results of Neratinib in HER2-positive Hormone Receptor-positive Early-stage Breast Cancer From the Phase III ExteNET Trial. Clin Breast Cancer. 2021 Feb;21(1):80-91.e7. doi: 10.1016/j.clbc.2020.09.014.

Rashmi KM, et al. Tucatinib, Trastuzumab, and Capecitabine for HER2-Positive Metastatic Breast Cancer. N Engl J Med. 2020 Feb 6;382(6):586. doi: 10.1056/NEJMx190039

Tutt ANJ, et al. Adjuvant Olaparib for Patients with BRCA1- or BRCA2-Mutated Breast Cancer. N Engl J Med. 2021 Jun 24;384(25):2394-2405. doi: 10.1056/NEJMoa2105215.

Mark R, et al. Olaparib for Metastatic Breast Cancer in Patients with a Germline BRCA Mutation. N Engl J Med. 2017 Oct 26;377(17):1700. doi: 10.1056/NEJMx170012

Litton JK, et al. Talazoparib in Patients with Advanced Breast Cancer and a Germline BRCA Mutation. N Engl J Med. 2018 Aug 23;379(8):753-763. doi: 10.1056/NEJMoa1802905.

André F, et al. Alpelisib for PIK3CA-Mutated, Hormone Receptor-Positive Advanced Breast Cancer. N Engl J Med. 2019 May 16;380(20):1929-1940. doi: 10.1056/NEJMoa1813904.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat