Cómo hacer un curso online y no morir en el intento

Rubén Megía González, Coordinador del Área de Formación de Genotipia

Has encontrado un programa formativo perfecto para ti. Tiene todo lo que te interesa y el precio es aceptable, y… ES ONLINE.

Primero de todo, mantén la calma. Son nuevos tiempos. La tecnología ha avanzado y, aunque no ha acabado con los libros, los apuntes y las clases, muchos programas formativos han acabado formando parte de una gran lista de cursos online. Ya no se trata solo de cursos privados. Incluso algunos másteres oficiales se imparten de esta forma. Aunque es cierto, muchos no hemos avanzado tan rápidamente como las tablets y los smartphones

Habrás escuchado a muchas personas de tu círculo social decir que los cursos online no son fáciles de llevar, que es muy difícil seguirlos o que solo dan problemas… Bien, pues he de decirte que se equivocan. En este post de nuestro blog te daré algunos consejos muy sencillos para conseguir realizar ese curso que tanto te interesa.

¿Por qué realizar un curso online?

Aunque se tiende a “demonizar” a los programas formativos en línea, lo cierto es que tienen ventajas que un curso presencial no podría siquiera permitirse.

  • Horario libre: Aunque no todos los cursos online tienen un horario libre, la mayoría permiten al estudiante acceder a él en cualquier horario. ¡No importa si tu horario laboral no te permite acceder antes de las 12 de la noche!
  • Acceso ilimitado: Muchas plataformas de programas formativos online, como los que encontrarás en nuestra web, te permitirán acceder de por vida a todos los materiales del curso. 
  • Acceso desde cualquier lugar: ¿Vives en Alemania y quieres cursar un curso universitario de España? Este tipo de programas formativos suelen permitir el acceso a alumnos extranjeros y sin necesidad de ningún tipo de desplazamiento, por lo que no sería problema alguno. 

¿Cómo hacer un curso online y no morir en el intento?

Ahora que ya conoces las ventajas que puede darte un curso online frente a otro presencial, te explicaré desde mi experiencia como Coordinador del Área de Formación de Genotipia y ex-alumno de algunos cursos online, cómo puedes afrontar un programa formativo online sin complicarte demasiado. El primer paso es determinar el tipo de programa formativo online que te interesa y, en base a ello, deberás seguir una estrategia o otra.

1. Curso “ve a tu ritmo”

Este primer tipo de cursos permiten al usuario compaginar totalmente la vida laboral o otros estudios con el programa formativo online. Son programas totalmente libres, sin fecha de finalización y con un temario accesible desde el momento de la adquisición. Para que tengáis un ejemplo, es el caso de nuestros cursos “Detoxificación Hepática y Nutrigenética”, “Medicina Genómica en Oncología y sus Aplicaciones Clínicas”, “Una Visión 360º de la Medicina Genómica”, “Introducción a la Terapia Génica”, “Epigenética en Medicina”, “Genética para Profesionales Médicos y Sanitarios” y “Genómica Aplicada a la Salud Masculina”.

La principal ventaja de estos cursos es también su mayor problema. Y es que, aunque dispones de todo el tiempo del mundo para finalizarlos, es posible que te cueste llevarlo al día, ya que no tienen un horario determinado. También es posible que lo dejes pasar el tiempo necesario como para que, cuando quieras retomarlo, no consigas recordar los primeros temas o no recuerdes por dónde te has quedado.

1- Planifica tu propio horario

Como comentaba, el principal problema de este tipo de cursos es que, como no tienen un horario determinado, es fácil olvidarse de ellos o dejarlos para otro momento y no llegarlo a acabar nunca o, en caso de retomarlo, no recordar nada del temario anteriormente consultado. ¡Qué pérdida de tu valioso tiempo!

La solución a este primer problema es sencilla en la teoría: crea tu propio horario. Piensa en un horario determinado en el que te sería posible acceder al curso. Tal vez te sea más fácil seguir el curso si cada miércoles después del trabajo reservas dos horas para seguir el curso.

Es importante que no “sobresatures” tus días de estudio. Estudiar 1-2 horas durante un día está bien, pero a partir de este tiempo de estudio, tu capacidad de concentración se verá afectada y no podrás aprovechar el estudio.

 

2- Organiza el temario y ponte una fecha límite

Trabajar o estudiar a tu ritmo es un ejercicio tanto de constancia como de organización y los cursos online no se iban a escapar de esta afirmación. Y es que es difícil seguir haciendo algo que no sabes en qué momento finalizarás.

¿La solución? Ponte una fecha límite. Revisa el temario y organiza los temas de acuerdo a su duración estimada en el horario del paso 1. Ahora será más fácil saber qué clases debes ver en cada fecha y en qué momento finalizarás el curso

 

3- Crea recordatorios

Entre trabajo, tareas de casa y demás, es muy sencillo que se te olvide el día que habías reservado para el estudio. Lo mejor es que te sirvas de la tecnología y te pongas unas cuantas alarmas para avisarte de ello.

4- Nunca lo dejes para otro día

Aunque habrá ocasiones en las que te dará pereza seguir con el curso o preferirás hacer otras cosas, nunca es una opción dejarlo para otro día. Salvo en contados casos en los que te sea imposible seguir el curso, lo mejor que puedes hacer es no dejar que te seduzcan el sofá o la televisión. ¡Es muy fácil ir aplazando el estudio por siempre o olvidarte de él!

 

2. Curso “apertura semanal”

Este segundo grupo de cursos suele permitir el acceso en cualquier momento del día a sus alumnos. Sin embargo, cada clase (o grupo de ellas) no es accesible hasta pasada una fecha concreta, que suele estar marcada en un calendario. Además, para superar este tipo de cursos suele haber una fecha límite o periodo de tiempo concreto para completar una serie de pruebas evaluatorias. Es el caso de “Experto Universitario en Genética Médica y Genómica”

En este tipo de cursos, el principal problema es la acumulación de material en la recta final. Por ello, te doy 5 consejos para evitar que se te eche el tiempo encima

 

1- Consulta el horario señalado de apertura de materiales

En este tipo de cursos, los materiales no son accesibles desde el primer día. Es por ello que siempre cuentan con un calendario en el que se indica cuando se podrá acceder a las clases que se abrirán. Revisa bien este documento, porque te ayudará en el paso 3.

 

2- Conoce la fecha de finalización del curso

Aunque las fechas de inicio y finalización de este tipo de cursos suelen estar bien indicadas en su respectivo calendario, es fácil olvidarse en qué momento finaliza el curso. ¡No te olvides!

 

3- Establece el horario en el que podrías consultar materiales

Al igual que en los cursos “ve a tu ritmo”, acumular temario no es una opción viable. Una vez conozcas las fechas de apertura, lo mejor es establecer un horario semanal en el que consultar los materiales disponibles-

En nuestro curso de Experto Universitario en Genética Médica y Genómica, por ejemplo, las clases (3-4 horas) se habilitan cada semana. En este caso, lo óptimo sería reservar unos dos días a la semana para revisar los materiales.

 

4- Crea recordatorios

Como comentaba anteriormente, la memoria no es perfecta. ¡crea recordatorios para no olvidar tu sesión de hoy!

3. Curso “trabajo final”

Para superar este tipo de cursos, el alumno deberá trabajar en un proyecto, en el que se evaluará el conocimiento del alumno sobre todos los temas del programa. Estos programas formativos pueden ser de apertura semanal o libres, por lo que no está de más que leas bien los apartados anteriores. Un ejemplo de este tipo de cursos es “Experto Universitario en Emprendimiento, Aceleración y Gestión de Start-ups Pharma-Biotech”

El principal problema de estos cursos es que el alumno, en ocasiones, no consigue orientarse adecuadamente a la hora de comenzar el trabajo. Aquí van mis consejos para este tipo de programas formativos:

1- Conoce la fecha de la entrega del trabajo (o márcatela tú) y establece un horario.

Es muy importante que, antes de ponerte a hacer nada, revises bien el calendario de este tipo de cursos. 

-Hay una fecha límite para entregar el trabajo

En este tipo de casos, organizarse es mucho más sencillo. No obstante, no significa que no debas ponerte las pilas. Independientemente de si las clases son accesibles desde el principio o se abren semanalmente, lo mejor es establecer tu propio horario, para poder conseguir visualizar las clases con antelación, sin que se te eche el tiempo encima.

 

-No hay una fecha límite para entregar el trabajo

Este caso es más complicado. Es muy fácil olvidar el trabajo o ignorarlo y no llegar a completar nunca el curso. Lo mejor que puedes hacer en estos casos es revisar el temario. ¿Cuántas clases hay? ¿Cuánto dura cada una? Una vez tengas respuesta podrás establecer un horario propio para ver todos los contenidos y, en base a él, establecer una fecha de finalización del curso en la que tendrás que entregar el trabajo.

 

2- Toma apuntes cortos de las clases que puedan ayudarte en el trabajo.

Mirar los vídeos está bien, pero aún está mejor tomar alguna anotación extra. ¡Sobretodo si está relacionada con el trabajo final! Si el tema del trabajo está establecido desde un principio, lo mejor es que tomes todos los apuntes que consideres necesarios de las clases que están relacionadas con el trabajo. Si no es así, consulta el temario y selecciona un tema que te resulte interesante.

 

3- Si no sabes como comenzar, pide consejo a tu tutor/a.

A veces es difícil saber cómo has de comenzar el trabajo o qué es lo que se espera de él. Para evitar que te atasques, la mayoría de cursos online tienen un tutor asignado que será capaz de resolver todas tus dudas. ¡Pregúntale!

 

4- No mandes el trabajo el mismo día de la entrega.

Si el trabajo tiene una fecha de entrega, ¡no te esperes hasta el último momento para entregarlo! Ni en físico ni en digital es buena idea entregar el trabajo unos momentos antes de que finalice el periodo límite para entregar el trabajo. Lo mejor que puedes hacer es tener “finiquitado” el trabajo un tiempo antes, para poder revisarlo y entregarlo con tiempo. ¡Piensa que, por cualquier error en tu conexión a la red, podrías no poder entregarlo momentos antes de que finalice la fecha límite!

Varios consejos extra y que te servirán a la hora de realizar cualquier curso online son:

 

  1. Mi recomendación es que, antes de planificar nada, leas bien la guía del curso y las notificaciones que recibas. Ningún curso online (y tampoco ninguno presencial) se puede hacer sin saber qué estás haciendo. Debes consultar el tiempo que tienes para realizarlo, las fechas de apertura de materiales, el temario, el contacto de tu tutor, etc. ¡Y eso está todo escrito en la guía!

 

  1. No dudes en contactar con tu tutor/a para cualquier problema que encuentres en tu camino. El/la tutor/a sabrá cómo ayudarte y te guiará en los momentos que te sea necesario para conseguir superar el curso.

 

Y hasta aquí los consejos básicos para poder tomar un curso online sin acabar dejándolo o olvidándote de él. ¡Nos leemos en el próximo blog!

2 comentarios de “Cómo hacer un curso online y no morir en el intento

  1. Nuria Barragán Guerrero dice:

    Gracias por este artículo. Yo acabé meses atrás el curso “Epigenética en Medicina”, que me encantó. Era la primera vez que contactaba con el mundo de la epigenética y me ha servido para conocerla, profundizar en ella e interesarme.
    Quiero empezar otro curso con ustedes, pero no me matricularé hasta finales de noviembre o principios de diciembre, porque en estas semanas que me quedan no podría dedicarle el tiempo que necesito; por eso prefiero esperar unos días más y centrarme en él.
    ¡Un saludo!

    Nuria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *