Ocho marcas biológicas de la exposición a agentes ambientales perjudiciales que pueden contribuir a la aparición de enfermedades

Amparo Tolosa, Genotipia

 

Desde el desarrollo embrionario a la vejez, las personas están expuestas en mayor o menor grado a una colección de agentes contaminantes ambientales que pueden tener un impacto en su salud. Conocer cómo actúan estas sustancias contaminantes en el organismo y qué marcas biológicas caracterizan los daños que provocan es importante, tanto para desarrollar políticas de prevención a la exposición de ciertos agentes químicos o ambientales como para investigar estrategias dirigidas a minimizar su acción.

Annette Petters, Tim S. Nawrot y Andrea A. Baccarelli, investigadores de la Universidad de Munich, la Universidad de Hasselt y la Universidad de Columbia, respectivamente, proponen en una reciente revisión publicada en Cell una lista con ocho marcas de los daños ambientales que definen los efectos perjudiciales de ciertas exposiciones ambientales a lo largo de la vida.

“Cada día aprendemos más sobre cómo la exposición a agentes contaminantes en el aire, el agua, el suelo y la comida es perjudicial para la salud”, señala Andrea Baccarelly, catedrático en Ciencias Medioambientales de la Salud en la Universidad de Columbia. “Menos comprendidas, sin embargo, son las rutas biológicas especificas a través de las cuales estos químicos producen daño en nuestros cuerpos”.  El investigador destaca que el artículo proporciona un escenario para entender por qué la combinación de algunas exposiciones produce enfermedad incluso a concentraciones bajas.

efectos contaminación ambiental
Los investigadores han elaborado una lista con las ocho marcas de los daños ambientales que definen los efectos perjudiciales de ciertas exposiciones ambientales a lo largo de la vida.

Las ocho marcas biológicas de daños causados por sustancias contaminantes ambientales son: estrés oxidativo e inflamación, alteraciones genómicas y mutaciones, alteraciones epigenéticas, disfunción mitocondrial, alteraciones endocrinas, comunicación entre células alterada, alteraciones en las poblaciones del microbioma y alteración del sistema nervioso. Estas marcas derivadas de la exposición a determinadas sustancias en el aire, el agua o la comida resultan en alteraciones del correcto funcionamiento del organismo y pueden influir en la aparición de enfermedades crónicas o cáncer, entre otros.

Poniendo como ejemplo el ambiente urbano frente a los ambientes rurales tradicionales, los investigadores exponen cómo el primero, con presencia de polución en el aire y exposición a ciertos metales puede causar un aumento en los niveles de citoquinas inflamatorias y un aumento de la respuesta inmunitaria alérgica, así como una disminución en la diversidad de poblaciones microbianas en el pulmón e intestino y en la respuesta antimicrobiana. Por el contrario, en el caso del ambiente rural, se espera un aumento en la diversidad microbiana en los tejidos mencionados, una disminución de la respuesta inmunitaria alérgica y un aumento en la capacidad antimicrobiana del organismo.

Los investigadores reconocen que las ocho marcas que presentan no capturan toda la complejidad de propiedades que caracterizan a las exposiciones ambientales, donde también es relevante la duración de la exposición, y señalan que serán necesarios más estudios para mejorar la comprensión de cómo funcionan y como contribuyen a favor o en contra de la salud humana.

“Necesitamos investigar para expandir nuestro conocimiento de los mecanismos de la enfermedad más allá de la genética. Los avances en tecnologías biomédicas y ciencia de datos nos permitirán delinear la compleja interacción de los daños medioambientales a nivel de una única célula”, destaca Baccarelli. ”Este conocimiento nos ayudará a desarrollar formas de prevenir y tratar la enfermedad. Con retos ambientales tan importantes como la polución del aire y el cambio climático necesitamos políticas locales, nacionales e intergubernamentales robustas para asegurar medioambientes sanos”.

Referencia: Peters A, et al. Hallmarks of environmental insults. Cell. 2020. DOI: https://doi.org/10.1016/j.cell.2021.01.043

Fuente: Eight Ways Chemical Pollutants Harm the Body. https://www.publichealth.columbia.edu/public-health-now/news/eight-ways-chemical-pollutants-harm-body

 

Si te ha gustado esta noticia y quieres aprender más sobre Genética en Medicina, te interesan nuestros cursos y formación universitaria, así como nuestro canal audiovisual, Genotipia TV.

 

Crea tu cuenta de Genotipia

Regístrate ahora y accede a la primera comunidad especializada en genética médica y genómica.

Los usuarios registrados de Genotipia disfrutan de:

  • Acceso a la comunidad de profesionales y a tu perfil
  • Acceso a los foros de la comunidad: noticias del día, bolsas de empleo, etc
  • Descuentos en nuestros cursos especializados
  • Acceso prioritario a jornadas y sorteos de Genotipia
  • Suscripción quincenal a Genética Médica News
  • Suscripción anual a nuestra revista científica: Genética Médica y Genómica
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.