Dos millones de genomas para detectar nuevas variantes genéticas relacionadas con la depresión

Amparo Tolosa, Genética Médica News

La depresión es un trastorno tan común que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo. Este trastorno psiquiátrico afecta al estado de ánimo, al comportamiento y a diversos aspectos de la salud y puede comprometer seriamente la calidad de vida de los afectados. De hecho, está considerada como una de las principales causas de incapacidad y uno de los principales pesos en la carga global de enfermedad humana.

 

genética depresión
La depresión es un trastorno tan común que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo.

 

Diferentes factores ambientales o externos a la persona, como algunos medicamentos, eventos estresantes o el consumo de drogas, pueden aumentar el riesgo a desarrollar depresión. Además, existen evidencias de que la variación genética también interviene en la susceptibilidad a la depresión. Y lo que es más, factores genéticos y ambientales pueden interaccionar entre sí.

Su carácter de enfermedad compleja en la que intervienen múltiples factores ambientales y genéticos, que además interaccionan entre sí, hace que estudiar el papel del genoma en la depresión no sea fácil. Como en otras enfermedades complejas, se considera que la depresión es un rasgo en el que intervienen muchas variantes genéticas, cada una con un pequeño peso. Debido a que la contribución de cada variante genética puede ser muy limitada, para identificar estas variantes es necesario analizar un número muy elevado de genomas, tanto de pacientes como de controles. Además, cuánto mejor caracterizada está la muestra y mejor el registro de las características clínicas de los pacientes, mayor es la capacidad de las técnicas de análisis para detectar una posible relación entre una variante genética y un rasgo complejo.

Un reciente estudio  de la Universidad de Edimburgo acaba de mejorar el conocimiento sobre las bases genéticas de la depresión al identificar 87 variantes genéticas relacionadas con este trastorno. Los investigadores unificaron los datos de tres grandes estudios de asociación en una muestra de más de 240.000 pacientes y más de 560.000 controles en la que detectaron 102 variantes genéticas relacionadas con la enfermedad. Posteriormente, replicaron 87 de las mismas en una segunda muestra con más de 400.000 casos y 890.000 controles.

 

Los investigadores han podido separar las rutas genéticas que intervienen en la depresión respecto de aquellas que participan en la respuesta a los antidepresivos.

 

A partir de los resultados obtenidos los investigadores estimaron los posibles efectos de las variantes identificadas y encontraron 266 genes potencialmente asociados a la depresión. Además, al evaluar las rutas moleculares en las que participan estos genes encontraron un enriquecimiento en genes relacionados con las proyecciones nerviosas, con las sinapsis y con su funcionamiento.

Por último, el equipo investigó sobre las interacciones entre los genes potencialmente relacionados con la depresión y los fármacos que se utilizan normalmente para su tratamiento.  De este modo, los investigadores han podido  separar las rutas genéticas que intervienen en la enfermedad respecto de aquellas que participan en la respuesta a los antidepresivos. Destacan en este aspecto los genes relacionados con el sistema serotoninérgico, que no se han identificado como genes asociados a la depresión sino a la eficacia y respuesta a los fármacos antidepresivos dirigidos hacia este sistema de señalización.

El análisis de interacciones entre genes y fármacos relacionados con la depresión ha permitido identificar posibles nuevas dianas terapéuticas como el receptor ErbB4 de la neuroregulina 1 o el receptor 2 de estrógenos.  Sin embargo, dada la heterogeneidad de la enfermedad, los investigadores sugieren que para evaluar su eficacia debería estratificarse a los pacientes según el tipo de depresión.

“Este gran estudio es un importante avance en la comprensión de cómo la variabilidad genética podría contribuir al riesgo a la depresión”, declara Ralyza Stoyanova, de la Fundación Wellcome Trust de Reino unido. “Dado que los tratamientos actuales funcionan solo en la mitad los que lo necesitan, el estudio proporciona algunas claves intrigantes para seguir en investigaciones futuras, como por ejemplo que las rutas biológicas implicadas en el desarrollo de la condición podrían no ser las mismas que aquellas que responden al tratamiento”.

Referencia: Howard DM, et al. Genome-wide meta-analysis of depression identifies 102 independent variants and highlights the importance of the prefrontal brain regions. Nat Neuro. 2019. Doi: https://doi.org/10.1038/s41593-018-0326-7

Fuente: Depression’s origins focus of huge gene study. https://www.ed.ac.uk/news/2019/depression-s-origins-focus-of-huge-gene-study

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Crea tu cuenta de Genotipia

Regístrate ahora y accede a la primera comunidad especializada en genética médica y genómica. Los usuarios registrados de Genotipia disfrutan de:
  • Acceso a la comunidad de profesionales y a tu perfil
  • Acceso a los foros de la comunidad: noticias del día, bolsas de empleo, etc
  • Descuentos en nuestros cursos especializados
  • Acceso prioritario a jornadas y sorteos de Genotipia
  • Suscripción quincenal a Genética Médica News
  • Suscripción anual a nuestra revista científica: Genética Médica y Genómica
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.