La Genética Médica en 2018

Amparo Tolosa, Genética Médica News

Una vez más llegan esos días de diciembre en que miramos lo acontecido y publicado en los últimos doce meses y hacemos una reflexión de cómo ha ido el año.  Es difícil resumir un año de noticias e investigaciones en Genética Médica y Genómica en un único texto, especialmente cuando cada año se publican miles de trabajos al respecto. Al mismo tiempo, sin embargo, es una satisfacción repasar los descubrimientos y avances a los que hemos asistido en tan poco tiempo.

 

Genética Médica en 2018

 

Podemos comenzar  con las celebraciones. Este año una de las técnicas moleculares más reconocidas, la reacción en cadena de la polimerasa, o PCR, como se conoce habitualmente, cumplió 35 años.  La PCR es una herramienta básica, tanto en investigación básica como aplicada y no podíamos menos que celebrar su cumpleaños en Genética Médica News.  Continuando con los reconocimientos, dos premios Nobel de 2018 han destacado aspectos relacionados con la genética médica o el tratamiento de enfermedades en las que intervienen diferentes mecanismos moleculares. Por una parte, el Premio Nobel de Medicina era otorgado a James P. Allison y Tasuku Honjo por sus descubrimientos de la terapia del cáncer mediante regulación del sistema inmunitario. El trabajo de ambos investigadores ha sido clave para el desarrollo que ha experimentado la inmunoterapia en los últimos años.  Por otra, el Premio Nobel de Química fue otorgado a Frances H. Arnold por la evolución dirigida de enzimas y a George P. Smith y Sir Gregory P. Winter y por una técnica conocida como “phage display” que ha permitido el desarrollo de anticuerpos con aplicaciones terapéuticas. El trabajo de los tres investigadores ha permitido mejorar y generar proteínas con utilidad tanto biotecnológica como médica.

Estructura molecular del sistema CRISPR-Cas9. Imagen: Protein Data Base 5F9R. http://www.rcsb.org.

En 2018, la técnica CRISPR se ha afianzado como método para editar el genoma, no sin hacer frente y superar diversos obstáculos, como el hecho de que la composición genética de una persona puede influir en la eficacia de CRISPR para modificar su genoma, la respuesta inmunitaria frente a componentes de CRISPR,  o el efecto opuesto del Guardián del Genoma a la edición del genoma. Este año también podría ser reconocido como el año en el que finalizó la lucha por las patentes de CRISPR, al menos en EE.UU., donde Tribunal Federal de Apelación otorgó al Instituto Broad la propiedad intelectual de edición del genoma de células eucarióticas mediante CRISPR-Cas9. Pero sin duda, la noticia más mediática del año respecto a CRISPR, y posiblemente, una de las noticias más relevantes de la investigación genética de la historia, ha sido la obtención de los primeros bebés modificados genéticamente. Cuando la comunidad científica todavía no había decidido bajo qué premisas o condiciones podría llevarse a cabo edición del genoma humano en embriones para garantizar los aspectos de seguridad y ética necesarios, el científico He Jiankui se lanzó a la palestra científica y anunció el nacimiento de dos niñas cuyo ADN había sido modificado para aumentar su resistencia frente a una posible infección con el virus VIH. La falta de claridad en los objetivos de Jiankui y las irregularidades de la aprobación del proyecto por el comité ético de su institución, de la que había sido alejado profesionalmente, provocaron una respuesta inmediata de condena a los experimentos por la práctica totalidad de expertos y sociedades científicas. Incluso aquellos que defienden la edición del genoma humano, reconocen que los objetivos de Jiankui, en paradero desconocido en la actualidad, parecían estar más cerca de ser el primero en obtener las primeras personas modificadas genéticamente, que en prevenir la posibilidad de una infección por el virus del VIH.

Otra de las noticias más mediáticas del año fue la utilización de bases de datos de genealogías para desenmascarar la identidad de criminales de casos cerrados en EE.UU. Comenzando con el asesino del Golden State, las fuerzas policiales de EE.UU. han identificado a los autores de una serie de crímenes sin resolver gracias a lo que podríamos llamar redes sociales genéticas, bases de datos de genealogías, públicas, en las que cualquiera puede subir los perfiles genéticos proporcionados por pruebas de análisis genéticos directas al consumidor. Esta utilización de bases de datos de genealogías, sin autorización expresa de los usuarios, mostró cómo de fácil es llegar a una persona a través del ADN de personas con parentesco biológico, y cuestionó la privacidad de la información genómica.

La terapia génica, que destacamos como técnica del año en 2017, sigue protagonizando grandes avances en investigación o aplicación de tratamientos para diversas condiciones genéticas. Por ejemplo, una única sesión de terapia génica consiguió eliminar la necesidad de transfusiones de sangre en pacientes con beta-talasemia grave, y dos terapias en modelos preclínicos han conseguido reducir los niveles de colesterol o la adicción a la cocaína.

 

Genética Médica en 2018

 

No podemos olvidarnos tampoco del diagnóstico genético, que sigue siendo uno de los aspectos principales de la genética médica. El genoma sigue proporcionando las claves de cómo se producen muchas de las enfermedades humanas y conforme mejora nuestra capacidad para analizarlo se van conociendo nuevos cambios o alteraciones relacionadas con la aparición de enfermedades. Igualmente, el conocimiento del genoma es la puerta de entrada para la medicina de precisión, que busca manejar la enfermedad teniendo en cuenta la composición genética del paciente. En este sentido, este año hemos visto como Reino Unido se consolida como una de las potencias mundiales en medicina de precisión, con un proyecto genómico que incluye información de más de 500.000 voluntarios y el anuncio de un Servicio de Medicina Genómica. En paralelo, los profesionales de Genética Médica de España, siguen luchando por el reconocimiento de la especialidad clínica de Genética Clínica.

Este año, queremos distinguir como avance más destacado del 2018 el papel del ARN como herramienta terapéutica frente a enfermedades. La utilización de ARN de interferencia u oligonucleótidos antisentido para bloquear la expresión de ARN mensajeros concretos con fines terapéuticos comienza a despuntar como prometedor tratamiento en algunas enfermedades genéticas.  Prueba de ello es que el pasado agosto la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de EE.UU. aprobara la primera terapia basada en ARN de interferencia para tratar amiloidosis transtiretina hereditaria, una enfermedad hereditaria poco frecuente. Además, diferentes tratamientos con oligonucleótidos antisentido han mostrado resultados positivos en modelos animales de distintas enfermedades como la distrofia miotónica, la disautonomía familiar o la enfermedad de Huntington.

Pero eso no ha sido todo. Empezamos el año hemos sido espectadores de novedosas aplicaciones de la biotecnología, como los primeros clones de primates obtenidos mediante transferencia nuclear de células somáticas,  nanorobots de ADN para combatir el cáncer, plataformas de microfluidos para estudiar el funcionamiento del cuerpo entero, tatuajes biomédicos que permiten detectar cáncer o regular los niveles de azúcar en sangre o células tumorales entrenadas para hacer frente al cáncer. También, hemos asistido a nuevos avances en el tratamiento de enfermedades, desde modelos que permiten corregir la distrofia de Duchenne en animales de tamaño más similar al humano o la aprobación de diversas terapias para enfermedades hereditarias.  Y como la ciencia no deja de sorprender también hemos observado resultados de investigaciones que desafían dogmas ya establecidos en la genética, como el reciente descubrimiento de que en ocasiones excepcionales puede transmitirse el ADN mitocondrial paterno a la descendencia,  la recombinación de material hereditario en neuronas o la obtención de ratones viables a partir de material hereditario de dos hembras.

Por nuestra parte, en 2018 hemos publicado el segundo número de Genética Médica y Genómica y hemos consolidado nuestro Blog, dedicado a abordar temas de Genética y enfermedades humanas desde una perspectiva más informal y dirigida a todos los públicos. También hemos creado una sección de “Guías de ayuda para el diagnóstico clínico y genético de enfermedades hereditarias” con las que pretendemos contribuir a mejorar el manejo y diagnóstico de enfermedades hereditarias, así como aumentar su visualización. Y por último, también hemos participado en la organización del Longevity World Forum, punto de encuentro de diferentes expertos en longevidad y genómica.

Sin duda, el 2018 ha sido año lleno de ciencia y genética médica. Esperamos más para el 2019. De hecho, ¡esperamos mucho más! Y ya podemos avanzar que tendremos grandes novedades y sorpresas. ¿Nos acompañáis?

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Crea tu cuenta de Genotipia

Regístrate ahora y accede a la primera comunidad especializada en genética médica y genómica. Los usuarios registrados de Genotipia disfrutan de:
  • Acceso a la comunidad de profesionales y a tu perfil
  • Acceso a los foros de la comunidad: noticias del día, bolsas de empleo, etc
  • Descuentos en nuestros cursos especializados
  • Acceso prioritario a jornadas y sorteos de Genotipia
  • Suscripción quincenal a Genética Médica News
  • Suscripción anual a nuestra revista científica: Genética Médica y Genómica
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.