BLACK FRIDAY YA ACTIVO

Las personas que se parecen mucho comparten características genéticas en genes relacionados con rasgos faciales

Explicación genética a los dobles o personas muy similares
Amparo Tolosa, Genotipia

 

Las personas que se parecen mucho entre sí sin tener parentesco biológico alguno comparten características genéticas, indica un reciente estudio dirigido por investigadores del Instituto de Investigación en Leucemia Josep Carreras y publicado en Cell Reports. Los resultados del trabajo también indican que aspectos relacionados con el ambiente como la metilación del ADN y los perfiles de microbioma no contribuyen demasiado a la semejanza entre los desconocidos idénticos.

Hasta la explosión de internet y sus redes sociales, que permiten compartir información y fotografías de todas partes del mundo, encontrar a una persona que podría pasar por gemela idéntica de otra (lo que se conoce como doble o también  dopplegänger, del alemán) estaba limitado a las barreras geográficas de los implicados o de sus conocidos. Con internet, estas barreras se han roto y se han identificado casos de dobles en localizaciones dispares.

Hasta el momento, se sabía que estas personas, sin parentesco alguno, compartían rasgos faciales y físicos característicos, pero no se había investigado por qué.  Ahora, un estudio dirigido por el investigador Manel Esteller, del Instituto de Investigación en Leucemia Josep Carreras y la Universitat de Barcelona, indica que también comparten numerosas variantes genéticas.

“Nuestro estudio proporciona un conocimiento excepcional sobre la semejanza humana al mostrar que las personas con caras que se parecen de forma extrema comparten genotipos comunes, mientras que son discordantes a nivel del epigenoma o microbioma”, ha señalado Manel Esteller.

De un proyecto fotográfico a encontrar la razón por la que existen dobles de personas

dobles genética
Algunas de las fotografías de François Brunelle de parejas de personas muy parecidas, que han utilizado los investigadores. Imagen: Joshi RS, Rigau M, García-Prieto CA, et al. Look-alike humans identified by facial recognition algorithms show genetic similarities. Cell Reports, 2022; 40 (8): 111257 DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.celrep.2022.111257.

Desde 1999 el fotógrafo canadiense François Brunelle recopila fotografías de personas desconocidas idénticas de diferentes partes del mundo. Su colección ya incluye más de 250 parejas.

Para identificar qué base científica hay en el hecho de que existan personas tan semejantes sin parentesco, los investigadores reclutaron a algunas de las parejas de dobles que participaron en el proyecto de Brunelle.

En primer lugar, el equipo analizó las fotografías de la cara de los participantes con algoritmos de reconocimiento facial para estimar el grado de parecido de cada pareja de dobles. Tras este análisis, encontraron que los integrantes de 16 de las 32 parejas reclutadas eran casi idénticos entre sí, al ser emparejados siempre con los diferentes algoritmos.

Además, los participantes respondieron a una serie de cuestionarios con preguntas biométricas (como el peso, altura o color de ojos), sobre estilo de vida (hábitos dietéticos, consumo de alcohol…) y salud (presencia de enfermedades crónicas) y proporcionaron saliva para el análisis de ADN, microbioma y metilación del ADN.

Con esta información los investigadores encontraron que las parejas de dobles comparten características genéticas, pero difieren en la metilación del ADN (que informa sobre la regulación del genoma) y el microbioma.

Dentro de las variaciones genéticas compartidas, los investigadores destacan las de los genes relacionados con la formación de la boca, los labios, la nariz, los ojos, la mejilla y la frente.

Con estos resultados, los investigadores plantean que las variantes genéticas que comparten las personas que se parecen mucho entre sí contribuyen a su semejanza. El ambiente, sin embargo, parece contribuir menos. En este contexto, el elevado tamaño de la población humana, que supera los 7000 millones de personas, podría favorecer que se repitan las combinaciones de variantes genéticas que determinan el rostro de una persona, y dar lugar así a personas muy parecidas, sin que estén relacionadas por parentesco.

Similitudes genéticas más allá de los rasgos faciales

Las similitudes entre los integrantes de las parejas de dobles no se limitan a las características faciales. Los investigadores encontraron que otras características como la altura y el peso también eran compartidas, así como aspectos de estilo de vida, como el consumo de tabaco o la educación.

Ante estos resultados, el equipo plantea que los determinantes moleculares que influyen en la construcción del rostro humano correlacionan con otros atributos físicos y de comportamiento de los seres humanos. Estos aspectos deberán ser evaluados en futuros estudios.

Aplicaciones en medicina forense

Los autores del trabajo reconocen algunas de sus limitaciones, como el reducido tamaño muestral, las restricciones impuestas por las fotografías utilizadas (en dos dimensiones y blanco y negro), que pueden llevar a la pérdida de detalles faciales o de la piel, o el hecho de que la mayor parte de los participantes sean de origen europeo.

En cualquier caso, los resultados apuntan a interesantes aplicaciones en el ámbito de la medicina forense, para ayudar a identificar personas, o en biomedicina. “Estos resultados tendrán implicaciones futuras en la medicina forense (en la reconstrucción de caras de criminales a partir del ADN) o en el diagnóstico genético, donde la foto del paciente proporcionará claves sobre su genoma”, indica Manel Esteller.

A falta de definir si los resultados se extienden a otras poblaciones y establecer la contribución exacta de factores epigenéticos o microbioma, el reto definitivo para el futuro, señalan los investigadores, será poder predecir la estructura de la cara de una persona a partir de la diferente información ómica (ADN, metilación, microbioma…) de una persona.

Artículo científico: Joshi RS, Rigau M, García-Prieto CA, et al. Look-alike humans identified by facial recognition algorithms show genetic similarities. Cell Reports, 2022; 40 (8): 111257 DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.celrep.2022.111257

Fuentes: Descubierta la explicación biológica de por qué todos tenemos un doble. https://www.carrerasresearch.org/es/descubierta-explicaci%C3%B3n-biol%C3%B3gica-dobles_217289

 

Si te ha gustado esta noticia y quieres aprender más sobre Genética en Medicina, te interesan nuestros cursos y formación universitaria, así como nuestro canal audiovisual, Genotipia TV.

Abrir chat