Hacia una medicina de precisión para los trastornos del estado del ánimo

Amparo Tolosa, Genotipia

 

Investigadores de la Universidad de Indiana han desarrollado un análisis de sangre que permite estimar si una persona tiene riesgo elevado a tener una depresión grave o trastorno bipolar, así como determinar cómo de grave es la depresión que sufre una persona. Los resultados del análisis, que evalúa los niveles de expresión de 23 genes, también permiten seleccionar qué fármacos pueden ser más efectivos en cada persona.

Los trastornos del estado de ánimo, caracterizados por la presencia de estados emocionales o de ánimo distorsionados pueden llegar a comprometer la capacidad de una persona para funcionar en el día a día. Se estima que una de cada cuatro personas tendrá un episodio clínico de trastorno del estado de ánimo a lo largo de su vida, lo que representa millones de personas en todo el mundo afectadas por estos trastornos. Sin embargo, al igual que ocurre en otros trastornos psiquiátricos, en la actualidad no existe una prueba clínica completamente objetiva que mida el riesgo de una persona a desarrollarlos. A esta situación, se añade la dificultad para establecer el tratamiento más adecuado a cada persona, algo que suele hacerse mediante prueba y error de los tratamientos disponibles.

En un reciente estudio, publicado en Molecular Psychiatry, el equipo de Alexander B. Niculescu, catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Indiana resuelve el problema de la identificación de biomarcadores y plantea cómo la medicina de precisión puede mejorar la predicción, el diagnóstico y el tratamiento de los trastornos del estado de ánimo.

 

medicina de precisión trastornos del estado del ánimo
Un estudio de la Universidad de Indiana identifica biomarcadores de expresión génica relacionados con la depresión y el trastorno bipolar y plantea cómo la medicina de precisión podría mejorar el manejo clínico de estos trastornos. Imagen: National Institute of Health, CC BY NC 2.0 https://creativecommons.org/licenses/by-nc/2.0/.

 

A través de un estudio en el que han participado más de 300 pacientes con diversos trastornos del estado de ánimo, los investigadores han identificado una serie de genes cuyos cambios de expresión en sangre informan sobre la gravedad del trastorno, el riesgo a desarrollar un episodio, qué fármacos deberían considerarse en primer lugar y cómo responden los pacientes al tratamiento.

“A través de este trabajo queríamos desarrollar pruebas de sangre para la depresión y para el trastorno bipolar, para distinguir entre ambos y conectar a la gente al tratamiento correcto”, señala Niculescu. “Los biomarcadores en sangre están emergiendo como herramientas importantes en trastornos donde la información subjetiva proporcionada por un individuo o la impresión clínica de un profesional de la salud no siempre son fiables. Estas pruebas sanguíneas pueden abrir la puerta hacia una asignación precisa y personalizada de medicación y una monitorización objetiva de la respuesta al tratamiento”.

 

Biomarcadores de diagnóstico

En el trabajo, los investigadores detallan su estrategia para identificar biomarcadores para los trastornos del estado del ánimo.

En una primera etapa, el equipo realizó un seguimiento detallado de un grupo de pacientes mediante el análisis de la expresión génica en sangre a través de los cambios en el estado de ánimo.

A continuación, los investigadores realizaron una selección de los genes identificados en la primera fase a partir de su función y de evidencias previas. En tercer lugar, los investigadores validaron los biomarcadores en una muestra independiente de pacientes con depresión clínica grave y trastorno bipolar severo.

A partir de la integración de estas primeras fases, los investigadores identificaron 26 biomarcadores en 23 genes candidatos cuya expresión varía con relación a los trastornos del estado de ánimo, de forma similar o mayor a como lo hace el gen SLC6A4 (utilizado como control positivo por su relación con los trastornos del ánimo y por ser diana de la mayor parte de tratamientos antidepresivos). Los 23 genes están relacionados con los ritmos circadianos, diferenciación celular y factores neurotróficos, así como con rutas de señalización celular específicas.

Por último, los investigadores evaluaron la capacidad de los 26 biomarcadores candidatos para evaluar el estado del ánimo y predecir la evolución clínica en una muestra independiente de personas y seleccionaron los 12 biomarcadores que mejores resultados obtuvieron en todos los pasos.

 

Biomarcadores de tratamiento

Además de evaluar el potencial de los biomarcadores seleccionados en el diagnóstico de los trastornos del estado de ánimo, los investigadores utilizaron la información de los cambios de expresión de los genes para identificar fármacos que aumenten o disminuyan su expresión. La idea en este caso era encontrar fármacos que revirtieran la expresión anómala observada en los pacientes al estado normal.

Mediante esta estrategia el equipo identificó fármacos ya conocidos que modulan la expresión de algunos de los 12 genes seleccionados y encontró que seis de los genes podían actuar de diana para fármacos que trataran la depresión con un menor riesgo a inducir manía.

 

Informes genéticos para ayudar en la práctica clínica

Cualquier aproximación de medicina de precisión dirigida a utilizar información genómica en un contexto clínico debe facilitar la interpretación de resultados por parte de los profesionales de psiquiatría para que estos proporcionen la mejor atención posible a sus pacientes.

Los autores del trabajo ofrecen un ejemplo de informe médico para profesionales sanitarios donde se muestre el riesgo a desarrollar depresión o trastorno bipolar, así como una lista con sugerencias de fármacos ya utilizados en psiquiatría o fármacos que pueden ser redirigidos, y recomendaciones de tratamientos.

 

Medicina genómica para los trastornos del estado de ánimo

El estudio dirigido por Alexander B. Niculescu ofrece un perfil de biomarcadores en sangre con gran potencial para la prevención, el diagnóstico y tratamiento de los trastornos del estado de ánimo.

“Los biomarcadores en sangre ofrecen ventajas en la práctica clínica real diaria”, señala Niculescu. “El cerebro no puede ser biopsiado fácilmente en personas vivas, por lo que hemos trabajado duro durante años para identificar biomarcadores en sangre para los trastornos neuropsiquiátricos”.

Los investigadores confían que los biomarcadores puedan ser útiles en aproximaciones preventivas, antes de que los trastornos puedan manifestarse al completo, y señalan que la prevención podría conseguirse a través de intervenciones sociales, psicológicas o biológicas. De momento, no obstante, los resultados deberán ser evaluados y confirmados en estudios clínicos y aplicaciones clínicas prácticas.

 

Referencia: Le-Niculescu, H., Roseberry, K., Gill, S.S. et al. Precision medicine for mood disorders: objective assessment, risk prediction, pharmacogenomics, and repurposed drugs. Mol Psychiatry. 2021. https://doi.org/10.1038/s41380-021-01061-w

Fuente: IU School of Medicine researchers develop blood test for depression, bipolar disorder. https://medicine.iu.edu/news/2021/04/iu-school-of-medicine-researchers-develop-blood-test-for-depression-and-bipolar-disorder

 

Si te ha gustado esta noticia y quieres aprender más sobre Genética en Medicina, te interesan nuestros cursos y formación universitaria, así como nuestro canal audiovisual, Genotipia TV.