Últimas Plazas

Experto Universitario en Genética Médica y Genómica

Un estudio sobre microbiota intestinal abre nuevas vías de tratamiento del lupus

 

Arancha Hevia, Christian Milani, Patricia López, Adriana Cuervo, Silvia Arboleya, Sabrina Duranti, Francesca Turroni, Sonia González, Ana Suárez, Miguel Gueimonde, Marco Ventura, Borja Sánchez, Abelardo Margolles

 

Una investigación liderada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha establecido el perfil de la microbiota, es decir, el conjunto de microorganismos que habitan en un ecosistema determinado, en heces de pacientes con Lupus Eritematoso Sistémico. El estudio, publicado en la revista mBio, abre nuevas vías de tratamiento.

El lupus es una enfermedad autoinmune crónica en la que intervienen factores genéticos, hormonales y ambientales, y que suele darse en mujeres de edad fértil. Puede afectar a numerosos órganos y tejidos, presentando además gran variedad de síntomas clínicos, como manifestaciones cutáneas, articulares y renales. En la actualidad, los tratamientos existentes se centran en el control de los síntomas y de la respuesta inmune de los pacientes.

“A través de técnicas de secuenciación masiva y análisis bioinformáticos, los investigadores hemos comprobado que existen diferencias significativas entre las poblaciones microbianas en individuos sanos y en personas con lupus”, explica el investigador del CSIC Abelardo Margolles, del Instituto de Productos Lácteos de Asturias. El estudio refleja un desequilibrio en la ratio de los dos grupos de microorganismos más abundantes en el intestino humano: los Bacteroidetes y los Firmicutes. En los pacientes con lupus se ha detectado que son más abundantes los Bacteroidetes. Estos resultados son similares a los obtenidos en investigaciones de patologías como diabetes tipo 2 y algunas enfermedades inflamatorias intestinales.

“La importancia del estudio radica en que nuestros resultados abren nuevas vías para intentar actuar sobre la sintomatología del lupus”, explica el investigador. “Por ejemplo, se sabe que a través de una intervención dietética se puede modificar el contenido de la microbiota intestinal, favoreciendo el incremento de poblaciones determinadas de microorganismos. De este modo, se puede facilitar el aumento de la población de bacterias poco abundantes en los enfermos de lupus y, quizá, modificar la respuesta inmune de los pacientes”.

En el estudio, coordinado por investigadores del Instituto de Productos Lácteos de Asturias, han participado también las Universidades de Oviedo y de Parma (Italia).

Referencia: Hevia A, et al. Intestinal dysbiosis associated with systemic lupus erythematosus. MBio. 2014 Sep 30;5(5):e01548-14. doi: 10.1128/mBio.01548-14.

Afiliaciones:

Instituto de Productos Lácteos de Asturias (IPLA), Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Villaviciosa, Asturias: Arancha Hevia, Silvia Arboleya, Miguel Gueimonde, Abelardo Margolles

Laboratorio de Probiogenómica, Universidad de Parma: Christian Milani, Sabrina Duranti, Francesca Turroni, Marco Ventura

Departamento de Biología Funcional, Universidad de Oviedo: Patricia López, Adriana Cuervo, Sonia González, Ana Suárez

Departamento de Química Analítica y Alimentaria, Universidad de Vigo: Borja Sánchez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat