Seguir un estilo de vida saludable reduce el efecto del riesgo genético sobre el desarrollo de demencia

Amparo Tolosa, Genotipia

Alrededor de 50 millones de personas en todo el mundo tienen demencia, una condición caracterizada por el deterioro en las habilidades cognitivas y en el comportamiento que compromete su calidad de vida y su habilidad para realizar actividades de forma independiente.

Aunque no forma parte del envejecimiento, la demencia afecta principalmente a las personas mayores y es una de las principales causas por las que las se vuelven dependientes. En su desarrollo intervienen tanto factores ambientales como factores genéticos. Dentro de los primeros, el estilo de vida es uno de los factores más relevantes. Las personas con un estilo de vida saludable,  que se mantienen activas,  siguen una dieta sana y evitan el tabaco y el consumo excesivo de alcohol, tienen un menor riesgo a desarrollar demencia. Por otra parte, dentro de los factores genéticos, se han identificado diferentes variantes genéticas que aumentan el riesgo a tener demencia. Entre ellas se encuentran ciertas mutaciones en el gen precursor de la proteína amiloide y en el gen que codifica para la presenilina 2.

 

Mantener una vida activa, tanto física como mentalmente es uno de los ingredientes para seguir una vida saludable. Imagen: Val Vesa, vía Unsplash.

 

Factores ambientales y genéticos pueden interaccionar entre ellos, pero también pueden compensarse. Siguiendo esta idea, un equipo de investigadores de la Universidad de Exeter se ha preguntado si el peso de llevar un estilo de vida saludable puede reducir el efecto de tener un perfil genético que confiera un mayor riesgo a tener demencia. Estudios previos habían intentado abordar la cuestión, con resultados prometedores. Sin embargo, el poder estadístico y aproximaciones utilizadas hasta el momento había impedido poder responder adecuadamente la pregunta.

Para investigar el efecto de los genes y del estilo de vida en las personas mayores, el equipo recurrió a la base de datos del biobanco de Reino Unido. Los investigadores recopilaron la información genética y de estilo de vida de las personas mayores de 60 años (la demencia se produce principalmente a partir de esta edad) incluidas en esta base de datos. En total, se consideró la información de 196 383 personas, entre las que  1 769 fueron diagnosticadas con demencia, en el periodo de 8 años considerado en el estudio.

demencia y estilo de vida
Seguir un estilo de vida saludable reduce el riesgo de desarrollar demencia incluso en aquellas personas que muestran un elevado riesgo genético hacia esta condición.

A partir de los datos genéticos el equipo calculó el riesgo poligénico de cada participante a desarrollar demencia. En paralelo,  el estilo de vida fue clasificado como saludable, intermedio, o no saludable según una estimación derivada de cuatro características (tabaco, actividad física, dieta y consumo de alcohol) reportadas por los participantes.

Al analizar cómo afectan el riesgo genético y el estilo de vida al riesgo de tener demencia, los investigadores encontraron que aquellas personas con un riesgo genético elevado y estilo de vida poco saludable son las que tienen un mayor riesgo a desarrollar demencia. El equipo no detectó interacciones relevantes entre los factores genéticos y de estilo de vida, pero si encontró que seguir un estilo de vida saludable reduce el riesgo de desarrollar demencia incluso en aquellas personas que muestran un elevado riesgo genético hacia esta condición. Concretamente, las personas con riesgo genético para la demencia que siguen un estilo de vida saludable reducen su riesgo a desarrollar demencia un 32% respecto a las personas que tienen una vida no saludable.  Estos resultados tienen especial relevancia ya que muestran que seguir un estilo de vida saludable es beneficioso para todas las personas y que en este caso, el papel de los genes no es absolutamente determinista y puede moderarse.

“Esta investigación proporciona un mensaje realmente importante que debilita la visión fatalista de la demencia”, señala David Llewellyn, investigador de la Universidad de Exeter que ha dirigido la investigación. “Algunas personas creen que es inevitable que desarrollen demencia debido a su genética. Sin embargo, parece que se es capaz de reducir sustancialmente el riesgo a tener demencia viviendo un estilo de vida saludable”.

Investigación original: Lourida I et al. Association of Lifestyle and Genetic Risk With Incidence of Dementia. JAMA. 2019. Doi: http://dx.doi.org/10.1001/jama.2019.9879

Fuente: Healthy lifestyle may offset genetic risk of dementia. http://www.exeter.ac.uk/news/featurednews/title_725111_en.html

 

Si te ha gustado esta noticia y quieres aprender más sobre Genética en Medicina, quizás te interesen nuestros cursos. Tienes más información  aquí.

Crea tu cuenta de Genotipia

Regístrate ahora y accede a la primera comunidad especializada en genética médica y genómica. Los usuarios registrados de Genotipia disfrutan de:
  • Acceso a la comunidad de profesionales y a tu perfil
  • Acceso a los foros de la comunidad: noticias del día, bolsas de empleo, etc
  • Descuentos en nuestros cursos especializados
  • Acceso prioritario a jornadas y sorteos de Genotipia
  • Suscripción quincenal a Genética Médica News
  • Suscripción anual a nuestra revista científica: Genética Médica y Genómica
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.