¡Summer Sales

60% de descuento | En todo el Catálogo de Cursos

20% de descuento | En Titulaciones Universitarias

Las pruebas farmacogenómicas pueden ayudar a seleccionar tratamientos en pacientes con depresión

Pruebas farmacogenómicas y selección de tratamiento en depresión
Amparo Tolosa, Genotipia

 

Los resultados de las pruebas farmacogenómicas pueden ayudar a seleccionar el tratamiento más adecuado para los pacientes diagnosticados con depresión, concluye un reciente estudio publicado en el Journal of the American Medical Association.

Encontrar el tratamiento adecuado para un paciente diagnosticado con trastorno depresivo no es una ciencia precisa en la actualidad. Después del primer tratamiento la mayoría de los pacientes (alrededor del 70%) no suele mostrar mejoría en sus síntomas y, en ocasiones, tras varios tratamientos muchos pacientes siguen sin experimentar una remisión significativa de la enfermedad.

pruebas farmacogenómicas depresión
No todos los pacientes responden del mismo modo al tratamiento con un fármaco. La farmacogenética estudia cómo las diferentes variantes genéticas de las personas influyen en su respuesta a los fármacos. Imagen: A.Tolosa (MedigenePress S.L.).

Ante esta situación, y teniendo en cuenta que la depresión es una de las principales causas de incapacidad en el mundo (donde más de 250 millones de personas tienen depresión), urge encontrar biomarcadores que faciliten la selección del tratamiento más adecuado para cada paciente.

Con este objetivo, un reciente estudio ha evaluado si la realización de pruebas farmacogenómicas puede contribuir a realizar una prescripción de fármacos más precisa evitando aquellos que podrían derivar en una respuesta no adecuada. Este tipo de pruebas evalúa si la persona en cuestión es portadora de variantes genéticas que afectan a cómo metaboliza el organismo los fármacos y por lo tanto pueden influir en la efectividad del tratamiento. Las variantes genéticas con interacciones farmacogenéticas no influyen en el mecanismo de acción de los fármacos, pero sí pueden afectar a los niveles de fármaco o bloquear su función.

“Es importante darse cuenta de que la prueba no dice si el paciente va a responder a un tratamiento u otro”, resalta señala David Oslin, director del Centro Médico de Asuntos de Veteranos C. Michael J. Crescenz e investigador de la Universidad de Filadelfia, así como director del trabajo. “Dice algo sobre cómo el paciente metaboliza la medicación. Es decir, no me dice que esta es una buena medicina para el paciente. Me dice que no prescriba esta medicina o quizás que ajuste la dosis, porque el paciente no la metaboliza bien”.

Los resultados del trabajo indican que considerar los resultados de las pruebas farmacogenómicas antes de decidir el tratamiento ayuda a seleccionar fármacos para los que no existen interacciones con factores genéticos que puedan interferir con la acción terapéutica. El estudio también apunta hacia una mayor remisión de los síntomas en los pacientes en los que se utilizaron resultados de pruebas genéticas para guiar el tratamiento, aunque en este caso no se obtuvo significancia estadística.

Pruebas farmacogenómicas en la selección de tratamiento en pacientes con depresión

En el estudio participaron 676 profesionales clínicos y 1922 personas diagnosticadas con depresión mayor de 22 centros médicos del Departamento de Asuntos de los Veteranos de EE.UU. A todos los pacientes, que estaban a punto de iniciar o cambiar a un tratamiento monoterapia, se les realizó una prueba farmacogenómica comercial que analizó ocho genes relacionados con la respuesta a fármacos. En la mitad de los casos, los resultados de la prueba fueron transmitidos a los profesionales clínicos lo antes posible, de forma que pudieran utilizar la información genética para tomar decisiones sobre el tratamiento. En la otra mitad, el grupo estándar, los resultados se transmitieron a las 24 semanas, como es lo habitual.

Para determinar el efecto de las pruebas farmacogenómicas en la selección del tratamiento, primer objetivo del trabajo, los investigadores consideraron la proporción de prescripciones de fármacos con interacciones farmacogenéticas en cada grupo. En este caso se detectó que a los pacientes con información farmacogenética disponible desde el primer momento  se les prescribió menos fármacos con interacciones farmacogenéticas potenciales que al resto de pacientes. Y alrededor de un 59% de los pacientes con tratamiento guiado por pruebas genéticas recibieron fármacos para los que el riesgo de interacción con factores genéticos era mínimo, frente al 26% del grupo control.

Además, los investigadores evaluaron si la selección de tratamiento guiada por las pruebas farmacogenómicas influía en la remisión de los síntomas experimentados por los pacientes. En este caso el equipo detectó una pequeña reducción en los síntomas en el grupo de pacientes con tratamiento guiado por farmacogenómica durante las 24 semanas que duró el ensayo. No obstante, las diferencias solo fueron significativas a nivel estadístico a las 8 y 12 semanas, sin observarse al final del ensayo. Estos resultados deberán evaluarse detalladamente, ya que, tal y como señalan los autores del trabajo, una limitación importante es que tanto profesionales clínicos como pacientes podían saber a qué grupo pertenecía el paciente y en estas condiciones no se puede descartar el efecto placebo en el grupo guiado por farmacogenética.

Los resultados del trabajo indican que las pruebas farmacogenéticas pueden ayudar a seleccionar el tratamiento en pacientes con depresión mayor. El impacto de las pruebas es especialmente relevante para los pacientes con depresión con factores genéticos conocidos que influyen en la respuesta a los fármacos. En estos pacientes es donde la selección de tratamiento basada en farmacogenética puede evitar en mayor medida las reacciones adversas.

En este sentido, los autores del trabajo señalan que la decisión de realizar pruebas farmacogenéticas debería estar guiada por la consideración de riesgos y beneficios. En principio, los aspectos negativos son mínimos ya que las pruebas se pueden realizar de forma mínimamente invasiva y están más relacionados con el coste. En cuanto a los beneficios, los autores reconocen que a nivel poblacional podrían ser limitados, debido a que solo una proporción de pacientes presenta variantes farmacogenéticas. El propio Oslin reconoce que desde la perspectiva de la política que se sigue en los Centros de Asuntos de Veteranos el estudio no es lo suficiente robusto para recomendar las pruebas a todo el mundo. Sin embargo, el beneficio individual sí puede ser considerable. Y hasta que no se realiza la prueba, no puede saberse.

“Un importante resultado del estudio es que solo entre el 15 y el 20 por ciento de los pacientes tenían genes que interferirían con la medicación prescrita. Pero creo que los resultados que favorecen un efecto positivo del tratamiento, aunque pequeños, animarán a los prestadores de servicios médicos a analizar a los pacientes y obtener su información genética”, señala Oslin. “Investigaciones futuras deberían explorar si hay subgrupos de pacientes que podrían beneficiarse más de las pruebas”.

Otra limitación del estudio es que se realizó con una prueba comercial, con una selección de genes y variantes concreta. Esto implica que otras pruebas, que evalúen otras variantes farmacogenéticas, pueden tener resultados diferentes.

Referencias: Oslin DW, Lynch KG, Shih M, et al. Effect of Pharmacogenomic Testing for Drug-Gene Interactions on Medication Selection and Remission of Symptoms in Major Depressive Disorder: The PRIME Care Randomized Clinical Trial. JAMA. 2022;328(2):151–161. doi: http://dx.doi.org/10.1001/jama.2022.9805

Iosifescu DV. Pharmacogenomic Testing for Next-Step Antidepressant Selection: Still a Work in Progress. JAMA. 2022;328(2):146–148. doi: http://dx.doi.org/10.1001/jama.2022.10018

Fuentes: Genetic testing may benefit patients with depression. https://www.research.va.gov/currents/0722-Genetic-testing-may-benefit-patients-with-depression.cfm

 

 

Si te ha gustado esta noticia y quieres aprender más sobre Genética en Medicina, te interesan nuestros cursos, como el curso de “Pruebas genéticas: explorando el potencial del ADN“, y formación universitaria, así como nuestro canal audiovisual, Genotipia TV.

Abrir chat