BLACK FRIDAY YA ACTIVO

Una buena salud cardiovascular previene los accidentes cerebrovasculares

Salud cardiovascular, riesgo genético y riesgo a tener una apoplejía
Amparo Tolosa, Genotipia

 

La probabilidad de sufrir un accidente cerebrovascular depende tanto de factores genéticos como del estilo de vida. Aunque se puedan acumular mutaciones con la edad, los factores genéticos son, en esencia, inmutables, y las personas nacemos con ellos. Sin embargo, el estilo de vida sí es modificable.

salud cardiovascular riesgo genético
A partir de información genómica y epidemiológica un reciente estudio indica que mantener un estilo de vida saludable a nivel cardiovascular retrasa el riesgo a tener una apoplejía, también en personas con riesgo genético elevado. Imagen: pixabay.

La cuestión es si adoptando un estilo de vida más saludable es posible contrarrestar la influencia de los genes. Estudios previos, indican que así ocurre con diversas enfermedades cardiovasculares, así como con la demencia. Ahora, un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Texas apunta a que adoptar hábitos saludables puede reducir el riesgo de tener un accidente cerebrovascular incluso con un perfil genético adverso.

Los investigadores utilizaron los datos del Estudio ARIC (Comunidades en riesgo de aterosclerosis), que incluye información de más de 11500 adultos mayores de 45 años, a los que se hizo seguimiento durante 28 años.

A partir de la información genómica el equipo de investigadores estimó valores de riesgo poligénico (derivados de más de 2 millones de variantes genéticas) a tener un primer accidente cerebrovascular y clasificó a los participantes según riesgo bajo, medio o alto. Por ejemplo, a la edad de 45 años, los participantes con mayor riesgo genético mostraron un riesgo combinado del 23.2%  a desarrollar una apoplejía en algún momento de su vida, mientras que los que mostraban un riesgo poligénico medio presentaban un riesgo del 13.8%  y los de menor riesgo poligénico un 9.6%.

A continuación, estimaron el impacto de 7 métricas conocidas por su relación con una mejor salud cardiovascular y cerebral en adultos. Estas métricas hacen referencia a evitar el tabaco, seguir una dieta sana, realizar actividad física de forma regular, mantener un peso saludable, controlar el colesterol, mantener la presión sanguínea y reducir los niveles de azúcar en sangre (recientemente se ha recomendado añadir una métrica adicional, relacionada con la salud en el sueño). En este caso clasificaron a los participantes según un estilo de vida óptimo, medio o inadecuado.

Al combinar los resultados derivados de los factores genéticos y estilo de vida, los investigadores encontraron que mantener un estilo de vida saludable  resulta beneficioso independientemente del riesgo genético. En términos generales, el equipo encontró que mantener un estilo de vida óptimo a nivel cardiovascular en la edad adulta retrasa el riesgo de tener una apoplejía entre un 30 y un 43 por ciento respecto a tener un estilo de vida inadecuado y alarga los años libres de apoplejía en 5 o 6 años.

Los autores del trabajo reconocen que todavía se necesitan mejores valores de riesgo poligénico antes de plantear su utilidad clínica, especialmente en poblaciones menos representadas en los estudios genómicos de los que derivan las estimaciones de valores de riesgo poligénico. De momento, no obstante, los resultados enfatizan la importancia de los factores modificables en la prevención del riesgo a tener una apoplejía.

“Este es el primer paso en utilizar la información genética para identificar a gente que esté en elevado riesgo a tener una apoplejía, y también en motivar a la gente ha hacer cambios en el estilo de vida para la prevención de enfermedades cardiovasculares”, ha señalado Myriam Fornage, profesora de Medicina Molecular y Genética Humana en el Instituto de Medicina Molecular del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de  Texas y directora del estudio. “Este tipo de estudio nos muestra las posibilidades para el futuro. Los valores de riesgo poligénico no se utilizan a nivel clínico en este punto, sin embargo, podría ser el primer paso hacia conseguir información sobre el riesgo personalizado para ser utilizada en cambios de salud o estilo de vida. Tener una salud cardiovascular óptima es crucial para la prevención de apoplejías”.

Referencia: Emy A. Thomas et al, Polygenic Risk, Midlife Life’s Simple 7, and Lifetime Risk of Stroke, Journal of the American Heart Association. 2022. DOI:  10.1161/JAHA.122.025703

 

Si te ha gustado esta noticia y quieres aprender más sobre Genética en Medicina, te interesan nuestros cursos, y formación universitaria, así como nuestro canal audiovisual, Genotipia TV.

CURSOS RELACIONADOS
CON ESTE ARTÍCULO
Abrir chat