Luz López “En Atención Primaria la Genética se percibe como algo lejano”

 Amparo Tolosa, Genotipia

 

Luz López
Luz López, médica de atención primaria en el Servicio Gallego de Salud durante casi 30 años. Imagen cortesía de Luz López.

Con casi 30 años de experiencia en atención primaria en el Sistema Nacional de Salud, Luz López (A Coruña, 1965)  tiene claro que la genética y la medicina personalizada son importantes para la atención primaria.

Pensando en el presente y en el futuro de su profesión y de los pacientes, Luz López se está formando en el Máster de formación permanente en Medicina de Precisión y Genética Clínica, en paralelo a su actividad asistencial en el Servicio Gallego de Salud.

Hablamos con ella para conocer su percepción sobre la genética en atención primaria y sus expectativas para los próximos años.

¿Cómo crees que ha cambiado la percepción de la genética en atención primaria durante todos estos años?

Pues yo creo que estamos muy alejados de la genética en atención primaria. La vemos como algo de un futuro muy largo. No lo vemos como algo próximo a nuestra aplicación diaria en breve, como a mí me parece que va a ocurrir.

Yo creo que no pasa por la cabeza de los médicos que estamos trabajando en atención primaria el que nosotros tengamos que llegar a utilizar todos los diagnósticos y avances terapéuticos que están actualmente en la genética.

¿Crees que este punto de vista cambia en función de las diferentes generaciones? ¿O es homogéneo en cuanto a la especialidad?

A mí me sorprende porque en mi centro hay residentes y no pasa por su cabeza tampoco. Lo ven como algo muy alejado, algo que van a hacer unos cuantos y a nivel de hospital fundamentalmente. No lo ven como algo que está ahí ya. Nos falta muchísima formación en este sentido. Nos falta el saber que está ahí y que nosotros tenemos que conocerlo y que manejarlo.

¿Y qué crees que hace falta para que os llegue?

Pues no lo sé. Yo me interesé porque me gusta curiosear y saber y el tema me pareció precioso. Creo que es que es un cambio total de cómo tenemos que entender la medicina para diagnosticar, prevenir y tratar.

Pero no nos llega por ningún lado información de este tipo. Quizás lo primero sería que partiera de las administraciones públicas, porque los profesionales estamos muy metidos en el día a día. Estamos muy agotados con la consulta del día a día y no tenemos hueco para ver todo esto. No he encontrado ninguna sesión, ninguna formación, nada dirigido a esto. Nada, de nada, ni lo más básico. Entonces, yo creo que tiene que venir de fuera o de la administración o de alguien que se nos empiece a trasladar la información.

¿Qué necesidades has encontrado respecto a la genética?

La necesidad inmediata ha sido un poco la curiosidad, y también las ganas de no estar haciendo una medicina que me parece que es de hace dos siglos, cuando tenemos al alcance muchas posibilidades. Entonces, me parece una pena que desde atención primaria no se tenga en cuenta que esto lo podemos utilizar. No es algo de cuatro que van a estar alejados de la realidad, sino que nosotros podemos hacer algo. Por ejemplo, en la prevención de enfermedades.

Ahora mismo el currículum formativo de atención primaria no incluye genética.

Nada. Nada de nada. Yo me planteé hacer alguna sesión de genética en el centro, pero la percepción de los compañeros es que esto es como una afición o hobby para mí.

Una afición que puede cambiar la vida de muchos pacientes.

Claro, pero es que no está tan alejado como nosotros lo vemos. O no debería de estar tan alejado como nosotros lo vemos. En nuestro día a día podemos hacer muchas cosas con esto. Claro, tenemos que contar con que nos den las condiciones adecuadas para poder realizarlo. No se puede tener en cuenta cuando se realizan consultas de cuatro minutos.

¿Y los pacientes os preguntan cosas de genética?

Algunos sí, porque desde el hospital, por ejemplo, en oncología, ya empiezan a haber estudios de familias.

¿Qué vacíos encuentras por no haber recibido formación genética?

Todos. Porque ahora es la base para comprender enfermedades y para poder dirigir mejor los diagnósticos. Si la base no la conoces, no puedes utilizarla. Vuelves a lo de antes, a lo de dar algo igual para todos. Y, cada vez más, tenemos que pensar en que cada paciente es cada paciente y que hay que hacer una medicina dirigida a cada paciente.

Defiendes que las estrategias de medicina personalizada deberían de tener en cuenta la atención primaria. ¿Cuál sería vuestra función en este tipo de estrategias?

La atención primeria es el primer contacto de los pacientes con los médicos. Creo que una función fundamental y quizás la más básica es la prevención. Si tú conoces bien al paciente y sabes sus tendencias, su predisposición genética, lo puedes dirigir muchísimo mejor en todo: hábitos de vida o incluso tratamientos.

Si conoces bien al paciente, cambia todo. Lo implicas, lo motivas mucho más, sabes que es algo dirigido para él. Muchas veces te dicen “es que a mí esto no me va bien, es que a mí no sé qué”.  Pero con la formación adecuada, puedes decir “Mira, tú tienes esto y a ti te va bien esto”, eso lo motiva muchísimo.

El paciente siempre tiene un punto de vulnerabilidad. Cuando va a consulta va a alguien que piensa que sabe mucho más que él. Con el hospital, a veces mantienen una relación muy diferente, sobre todo si son visitados por diferentes profesionales. Pero en atención primaria, si te conocen, confían en ti. Muchas veces eres referencia. Hay mucha gente que te viene a preguntar a ti lo que le han dicho otros médicos.

Yo creo que jugamos un papel que muchas veces no lo podemos ejercer, porque estamos hablando de un servicio que ya de por sí tiene una carga de trabajo muy elevada, aunque las posibilidades me parecen infinitas. Nuestra queja o reclamación sería que con toda esta carga ahora tenemos que aprender genética. Por eso siempre digo que hay que estructurar mejor nuestro tiempo.

¿Cuáles crees que son los principales retos de la integración de la genética en la medicina familiar?

Lo primero sería el ver que nosotros tenemos algo que hacer ahí. Saber que lo podemos usar para la práctica diaria. Si no vemos esa inmediatez, yo creo que nadie se va a implicar en eso. Si se percibe como un conocimiento vago por saber y porque está de moda o porque es la actualidad, eso no va a permitir que los profesionales se impliquen.

Si vemos que es algo práctico, que nos va a ayudar en el día a día, que va a agilizar un poco, incluso a disminuir consultas, porque podría disminuir algunas consultas si tú diriges bien y tienes un proyecto encaminado para cada paciente…Creo que si se planteara así, sí que sería algo atractivo para el profesional.

Hay que empezar diciendo para qué sirve la genética en atención primaria. Como algo etéreo y de conocimiento teórico, no vamos a conseguir nada.

¿Cómo ves tú el escenario de la genética en la atención primaria dentro de 10 años?

Yo creo que tiene que cambiar. Sería muy triste que nos quedáramos donde estamos en 10 años. Es mucho tiempo y creo que tenemos que hacer algo para que esto cambie. Quizás la responsabilidad sea nuestra. Quizás lo tengamos que hacer nosotros y no esperar a la administración.

¿Y qué te está pareciendo el Máster de Medicina de Precisión y Genética Clínica?

Me parece muy interesante, aunque esta primera parte de laboratorio y técnicas me está resultando difícil. Después ya vienen los módulos más clínicos de enfermedades raras,  cardiología, neurología, oncología y todo esto. Cuando maneje todo esto, espero empezar a hacer algún proyecto e irlo metiendo un poquito por competencia en primaria. Y a ver si hay algún compañero que me siga y le guste la cuestión.

 

Si te ha gustado esta noticia y quieres aprender más sobre Genética en Medicina, te interesan nuestros cursos y formación universitaria, como “Experto en Genética Clínica y Enfermedades Raras” así como nuestro canal audiovisual, Genotipia TV.

CURSOS RELACIONADOS
CON ESTE ARTÍCULO
Abrir chat