Para los supervivientes de cáncer infantil, los factores genéticos heredados influyen en el riesgo de padecer cánceres en etapas posteriores de la vida

Institutos Nacionales de la Salud

 

Un estudio dirigido por los Institutos de Salud de EE.UU. arroja luz sobre las causas de los nuevos cánceres entre los supervivientes de cáncer infantil y podría tener implicaciones para su cribado y seguimiento.

supervivientes cáncer infantil
Pacientes supervivientes de cáncer con puntuaciones de riesgo poligénico más altas y mayor exposición a radiación tienen mayor incidencia de cánceres como el cáncer de mama. Imagen: Célula de cáncer de mama en división. Imagen: Getty Images vía Canva.

Según un estudio dirigido por investigadores del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), que forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud, los factores genéticos hereditarios comunes que predicen el riesgo de cáncer en la población general también pueden predecir un riesgo elevado de nuevos cánceres entre los supervivientes de cáncer infantil. Los resultados, publicados en Nature Medicine, aportan pruebas adicionales de que la genética puede desempeñar un papel importante en el desarrollo de cánceres posteriores en supervivientes de cáncer infantil y sugieren que las variantes hereditarias comunes podrían servir de base para el cribado y el seguimiento a largo plazo de las personas con mayor riesgo.

Se sabe que los supervivientes de cáncer infantil tienen un mayor riesgo de desarrollar un nuevo cáncer más adelante debido a los efectos adversos del tratamiento oncológico o a factores genéticos hereditarios poco frecuentes. En el nuevo estudio, los investigadores evaluaron el efecto combinado de variantes comunes con antecedentes de radioterapia y descubrieron que el elevado riesgo de cáncer resultante era mayor que la suma de las asociaciones individuales de tratamiento y factores genéticos por separado.

“El conocimiento de la composición genética de una persona podría ser útil para controlar el riesgo de cánceres posteriores”, afirma el investigador principal, el Dr. Todd M. Gibson, de la División de Epidemiología y Genética del Cáncer del NCI. “La esperanza sería que, en el futuro, podamos incorporar la genética junto con las exposiciones al tratamiento y otros factores de riesgo para proporcionar una imagen más completa del riesgo de cánceres posteriores de un superviviente para ayudar a guiar su atención de seguimiento a largo plazo.”

Para evaluar la contribución de las variantes genéticas hereditarias comunes al riesgo de cáncer posterior en personas que sobrevivieron a un cáncer infantil, el equipo de investigación utilizó datos de estudios de asociación del genoma completo, o GWAS, que se habían realizado en grandes poblaciones de individuos sanos. Estos estudios han identificado miles de variantes hereditarias comunes asociadas al riesgo de padecer distintos tipos de cáncer. El riesgo asociado a una sola variante común suele ser pequeño, pero los efectos de un gran número de variantes pueden agruparse en una puntuación resumen, o puntuación de riesgo poligénico, que proporciona una estimación más completa del riesgo genético de una persona.

Aunque las puntuaciones de riesgo poligénico han demostrado ser prometedoras para predecir el riesgo de cáncer en la población general, se desconoce si estas puntuaciones también se asocian con el riesgo de cáncer posterior entre los supervivientes de cáncer infantil.

Para averiguarlo, los investigadores analizaron la asociación entre las puntuaciones de riesgo poligénico y el riesgo de carcinoma basocelular, cáncer de mama femenino, cáncer de tiroides, carcinoma de células escamosas, melanoma y cáncer colorrectal entre 11.220 supervivientes de cáncer infantil de dos grandes estudios de cohortes. Para todos estos cánceres, excepto el cáncer colorrectal, las puntuaciones de riesgo poligénico derivadas de GWAS en la población general se asociaron con el riesgo de estos mismos cánceres entre los supervivientes de cáncer infantil.

A continuación, los investigadores analizaron el carcinoma basocelular, el cáncer de mama y el cáncer de tiroides -los tumores malignos que aparecen con más frecuencia en el conjunto de datos combinados y que están estrechamente relacionados con la radioterapia- para examinar el efecto conjunto de la puntuación de riesgo poligénica y los antecedentes de tratamiento. Descubrieron que el riesgo asociado a la combinación de una mayor exposición a la radiación y una mayor puntuación de riesgo poligénico era mayor de lo que cabría esperar sumando simplemente las asociaciones de riesgo de cada factor de riesgo individual.

En el caso del carcinoma basocelular, una puntuación de riesgo poligénico alta se asoció con un riesgo 2,7 veces mayor en comparación con una puntuación de riesgo poligénico baja entre los supervivientes. Los antecedentes de mayor exposición de la piel a la radiación se asociaron con un aumento del riesgo 12 veces superior, en comparación con una menor exposición de la piel a la radiación. Sin embargo, los supervivientes con puntuaciones de riesgo poligénico altas y dosis más altas de radiación en la piel tenían un riesgo 18,3 veces mayor de carcinoma basocelular, en comparación con los que tenían puntuaciones de riesgo poligénico bajas y habían recibido dosis más bajas de radiación en la piel.

Además, a los 50 años, los supervivientes con puntuaciones de riesgo poligénico más altas y mayor exposición a la radiación tenían una mayor incidencia acumulada de carcinoma basocelular, cáncer de mama o cáncer de tiroides que aquellos con puntuaciones de riesgo poligénico más bajas o menor exposición a la radiación. Por ejemplo, entre las mujeres supervivientes que recibieron radiación en el tórax, el 33,9% de las que tenían una puntuación de riesgo poligénico alta habían sido diagnosticadas de cáncer de mama a los 50 años, en comparación con el 21,4% de las que tenían una puntuación de riesgo poligénico baja.

Una limitación del estudio es que las poblaciones incluidas en el análisis eran predominantemente de ascendencia europea, por lo que se necesitan estudios adicionales en poblaciones diversas. Además, las puntuaciones de riesgo poligénico aún no se utilizan de forma rutinaria en la clínica, aunque algún día podrían servir de base para enfoques de cribado u otras decisiones clínicas.

“Aunque estos resultados sugieren que las puntuaciones de riesgo poligénico podrían desempeñar un papel en la mejora de las directrices para el seguimiento a largo plazo de los supervivientes de cáncer infantil expuestos a radiación, en este momento no son suficientes por sí solas para modificar las directrices existentes”, señaló el Dr. Gibson.

Artículo científico: Gibson, T.M., Karyadi, D.M., Hartley, S.W. et al. Polygenic risk scores, radiation treatment exposures and subsequent cancer risk in childhood cancer survivors. Nat Med (2024). https://doi.org/10.1038/s41591-024-02837-7

 

Si te ha gustado esta noticia y quieres aprender más sobre Genética en Medicina, te interesan nuestra formación universitaria, como “Experto Universitario en Oncogenética“ y cursos, como Medicina Genómica en Oncología y sus aplicaciones clínicas“ o “Oncología de precisión”.

CURSOS RELACIONADOS
CON ESTE ARTÍCULO
Abrir chat